Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Del coste cero al circuito costoso

La Fórmula 1 se come la inversión en carreteras de la Generalitat

El circuito de Fórmula 1 de Valencia proyecta una vez al año el nombre de Valencia a nivel mundial gracias a las retransmisiones de televisión. Sin embargo, lo que iba a ser un gran evento de "coste cero" en palabras de los altos cargos del Consell y del PP, que descartaron el circuito de Cheste, se ha convertido en una inversión millonaria y en un gasto que requiere ser consignado anualmente. Una inversión que, según la oposición socialista, es mucho mayor en términos relativos que la destinada a las carreteras que dependen de la Generalitat.

Tras las dos primeras carreras oficiales celebradas en 2008 y 2009, unas preguntas parlamentarias publicadas esta semana han arrojado luz sobre el gasto reconocido por el Consell para mantener el evento automovilístico.

El Consell sólo ha pagado 62 millones del protocolo de carreteras 2005-2010

El Consell admite un gasto de 90 millones en la pista, canon aparte

MÁS INFORMACIÓN

El consejero de Infraestructuras, Mario Flores, reconoce que, hasta el pasado otoño, se habían gastado más de 89 millones de euros para acondicionar el circuito urbano de Valencia, tan sólo a través del ente público Gestor de la Red de Transporte y Puertos de la Generalitat. Y ello sin contar el gasto de la empresa pública Proyectos Temáticos que pagó ya el año pasado los 17 millones de canon ante la imposibilidad de la empresa Valmor de asumir el compromiso con Bernie Ecclestone para formar parte del campeonato. Un gasto al que hay que añadir otros dispendios corrientes como la señalización de accesos a gradas y aparcamientos.

Aunque la primera carrera tuvo lugar en 2008, el año pasado la Generalitat tuvo que gastar más de un millón de euros en el reasfaltado de la pista y la adecuación de los tinglados 4 y 5 del puerto para los bólidos.

La inversión, aunque el consejero de Infraestructuras insiste en que se puede recuperar, probablemente acabará a cuenta de inventario. Para agilizar la construcción del circuito, el Consell asumió las obras tras firmar el 28 de septiembre de 2007 un convenio con el Ayuntamiento de Valencia. En el documento, la alcaldesa Rita Barberá se comprometió a devolver parte de la la inversión con el canon de urbanización del PAI del Grau.

La Sindicatura de Comptes en su última auditoría correspondiente a 2008 afirma que "no hay ningún proyecto de urbanización en esta zona que permita estimar razonablemente el momento en el que se podrá recuperar la inversión realizada".

Respecto a las obras realizadas en el interior de la marina y los tinglados del Puerto de Valencia, la Consejería de Infraestructuras confía en recuperar parte de la inversión con cargo a las concesiones del acceso norte y la explotación comercial de los tinglados. Una cuestión que tampoco está prevista a medio plazo.

El portavoz socialista de Infraestructuras en las Cortes Valencianas, Francesc Signes, va más allá y argumenta que el circuito de Fórmula 1 de Valencia se ha comido el presupuesto de la Generalitat para carreteras.

"Del protocolo de inversión en carreteras 2005-2010 firmado hace cinco años entre el Ministerio de Fomento y la Generalitat, el Consell sólo ha invertido 192 de los 1.100 millones previstos", prosigue Signes, "de ellos, 130 corresponden a carreteras contratadas por el método alemán -es decir que se pagarán cuando se acabe la obra-, lo que significa que sólo han gastado 62 millones de euros de manera real". "Mucho menos de los más de 90 millones que se han invertido en el circuito de Fórmula 1 en la mitad de tiempo", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 2010