Análisis:Análisis
i

Pasote

La leyenda atribuye ancestralmente una inteligencia notable a los dirigentes de la Iglesia católica. Los datos también confirman que hay que ser muy hábil para sobrevivir durante tantos siglos en nombre de esa cosa tan etérea de la fe en Dios bendito y en sus modélicos representantes terrenales, mantener la fidelidad de la parroquia a pesar de los pesares, nadar incansablemente cuando aprieta la marea, estar dispuesto a bendecir todo lo que huela a poder, exterminar las disidencias que amenacen a la ortodoxia, tener al personal ilusionado o tembloroso con la realidad del cielo y el infierno, no descuidar jamás las irrefutables enseñanzas sobre las artimañas terrenales de aquel señor llamado Maquiavelo. Que esa estructura rocosa y esa capacidad de resistencia siempre acaben saliéndose con la suya es descorazonador para sus racionales enemigos. Estamos condenados al crujir de dientes, a victorias pírricas en una guerra que siempre estará perdida.

Reconocer su ladina fortaleza no implica que el grimoso clero te deslumbre con su creatividad, con su arte, con inventos que ayuden al bien común. Es problemático escuchar algo brillante o talentoso que salga de los melifluos labios de sus próceres. Pero sí consecuentes barbaridades, amenazas, mensajes rastreros, dogmas sonrojantes sobre la transparente identidad del bien y del mal.

Debido a esa ortodoxia expresiva, te sorprende gratamente que Munilla, el nuevo jefe de la Iglesia guipuzcoana (me caía simpático hasta ahora por outsider, por haber enfurecido a tanto poseedor de RH negativo), exprese algo tan imprevisible y demente como que la concepción materialista de la vida es un mal mayor que la tragedia de Haití. Dislate tan brutalmente inoportuno sólo puede darse con un delirium tremens etílico o en un pasote alucinógeno. Pero el resacoso padre de la Iglesia rectifica inmediatamente de su dadaísta y salvaje ocurrencia. Que si le han malinterpretado, que si se refería al plano teológico, que si no sé qué. También escucho de su compungida boca que en su condición de sacerdote y obispo jamás ha hablado de política ni se ha posicionado, que cree en la predicación de la castidad, etcétera. O sea, lo de siempre, el reconocible tono de su gremio. Es legítimo. Pero al pastor de almas le espera el frenopático si insiste en sus filosóficas valoraciones de tragedias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de enero de 2010.