Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

García Campoy desentraña el misterio de Marta del Castillo

¿Cómo era Marta del Castillo? ¿Qué ocurrió aquel fatídico 24 de enero de 2009? ¿Quiénes son los implicados en su desaparición y muerte? ¿Cómo era su relación con Miguel Carcaño, el asesino confeso? ¿Dónde están los restos de la joven? ¿Quién está detrás de las mentiras urdidas por un puñado de adolescentes? Cuatro estrenará el próximo martes a medianoche un reportaje de investigación, conducido por Concha García Campoy, para saber qué sucedió aquella tarde y que busca la verdad entre una maraña de falsedades.

En Marta del Castillo. Red de mentiras, la presentadora de Las mañanas de Cuatro descubrirá a los espectadores cómo era Marta a través de sus padres y sus mejores amigos. El programa ofrecerá imágenes inéditas de la joven de su álbum familiar, fotografías en exclusiva que muestran lo niña que era y cómo se divertía con sus amigos.

"Marta, a sus 17 años, era como muy infantil y hasta prácticamente los 14 años jugaba con las barbies con sus hermanas y bueno ahí están todas sus barbies. Nosotros no hemos querido quitar nada", comenta ante la cámara Eva Casanueva, madre de Marta, que muestra por primera vez la habitación de su hija.

La cadena ofrecerá también una entrevista, la primera en una televisión de ámbito nacional, con Francisco Javier, hermanastro del asesino confeso y en libertad provisional a la espera de juicio, y con su abogada, Paloma Gómez Sendino. El reportaje también recoge las críticas de los padres del menor acusado, El Cuco, que denuncian presiones policiales. Asimismo, reconstruye todas las coartadas de los implicados y revela documentos nunca vistos, como la primera confesión de Miguel Carcaño de su puño y letra antes de que fuera detenido.

Un año después de la desaparición de Marta del Castillo sólo uno de los cinco presuntos implicados sigue encarcelado hasta que se celebre juicio. En su celda de Morón, Miguel Carcaño, acusado de violación y asesinato, continúa jugando a esconder la verdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 2010