Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo Picasso amplía fondos

La pinacoteca compra 72 piezas por 2,75 millones a un nieto del pintor

A finales de marzo, los visitantes del Museo Picasso Málaga (MPM) podrán disfrutar de una nueva reorganización de la colección permanente de la pinacoteca, cuyos fondos pasan de 155 a 233 obras del pintor en propiedad. Ayer se conocieron los nombres de las 72 adquisiciones y seis donaciones que incrementan la colección de la Fundación Museo Picasso Málaga que se exhibe de forma permanente en las salas del Palacio de Buenavista, operación de compra por la que el MPM ha desembolsado 2,75 millones de euros procedentes del fondo para adquisiciones con el que cuenta el museo.

Estas 72 obras se han adquirido a la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte (FABA) y, según explicó la consejera de Cultura, Rosa Torres, la mayoría del dinero pagado procede de las aportaciones realizadas por Unicaja, el principal patrocinador privado del MPM.

Bernard Ruiz-Picasso incrementa en 15 años la cesión temporal de obras

Junto a estas adquisiciones -22 dibujos, 46 grabados y cuatro libros ilustrados que abarcan diferentes periodos y técnicas de Pablo Ruiz Picasso-, la colección se amplía con otras seis obras -dos dibujos y cuatro grabados- gracias a la donación realizada por el nieto del artista Bernard Ruiz-Picasso a través de la FABA.

"Las 72 obras adquiridas por el Museo Picasso tienen un valor de mercado de 3.694.600 euros, pero gracias a la generosidad de Bernard Ruiz-Picasso el precio de compra ha sido de 2,75 millones de euros, un 25% menos", explicó la consejera de Cultura.

Por su parte, Almine Rech, esposa de Bernard y copresidenta de la FABA, anunció que "con el fin de perfeccionar la colección del museo", la fundación que ella y su marido dirigen había decidido ampliar el régimen de cesión por 15 años de 43 obras que ya se exhibían en el MPM desde su inauguración en 2003. "Son obras importantísimas, imposibles de adquirir en el mercado por su gran valor, que ronda los 301 millones de euros. Seguirán en el museo 15 años más", se felicitó la consejera de Cultura. Entre ellas, figuran algunas de las obras más simbólicas y de valor del museo como Olga con mantilla (1917); Retrato de Pablo con gorro blanco (1922); Madre y niño (1921-1922); La niña y su muñeca (1897), o las esculturas Cabeza de Fernande (1909) y Bañista jugando (1958).

La ampliación de la colección permanente implica un nuevo discurso narrativo de las obras expuestas actualmente en el Palacio de Buenavista. Por ello, a finales del próximo mes de marzo los visitantes del museo podrán contemplar una selección de la totalidad de las nuevas obras de arte propiedad de la pinacoteca y disfrutar así de la nueva ordenación de las obras de Picasso en las salas de arte.

El director del museo, José Lebrero, señaló que este incremento en la colección permite "ser más ágiles al responder a peticiones de préstamos" y por tanto facilita una mayor "capacidad de dialogar con otros museos", además de posibilitar un mejor conocimiento de la carrera del artista malagueño.

Entre las nuevas obras, Lebrero resaltó piezas como Calle con coches (1897), Mujer joven en un café (1899) o Mujeres lavándose (1902-1903) que, dijo, "son dibujos de juventud que dan cuenta del peso que en toda la trayectoria de Picasso tiene el sentimiento de origen" y que además ofrecen "un gesto empático con preocupaciones hacia los demás o una emoción de furia y violencia hacia la mujer".

"Otras", señaló, "como Estudio de rostro (Cabeza de mujer) (1909-1910), Pareja con botella (1914), Mujer sentada en un sillón (1915) o Mujer con guitarra sentada en un sillón (1915) ayudan a investigar mejor qué significó el cubismo para la historia de la imagen occidental y la trascendencia histórica de esta idea de doble imagen inherente a los cuadros cubistas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 2010