La protección de los 500 metros de costa se prolonga un año más

La Xunta levantará sólo parcialmente en mayo la restricción en los 500 metros

No habrá Plan de Ordenación del Litoral al menos hasta diciembre de este año. El documento que establecerá las condiciones de desarrollo y protección de la costa gallega está prácticamente en la misma fase en que lo dejó el bipartito cuando se produjo el cambio de Gobierno: listo para enviar a los ayuntamientos, para que puedan formular sus observaciones. Se trata de la antesala de su aprobación inicial, pero lejos todavía de su entrada en vigor. El retraso obligará al Gobierno de Feijóo a decretar en mayo la segunda prórroga de la legislatura de la prohibición de construir en los primeros 500 metros de la costa, que aprobó la Xunta de Touriño en 2007, aunque esta vez se establecerá un catálogo de zonas donde se levantará cautelarmente la suspensión.

La Xunta se marca ahora el "objetivo" de aprobar el plan en diciembre
El borrador traza 66.000 hectáreas de protección y 46.000 de mejora ambiental

Más información

Alberto Núñez Feijóo aplicó ayer una ceremonia propia de grandes acontecimientos a lo que en realidad fue el estudio por el Consello de la Xunta de un informe previo. El Gobierno gallego fue informado por el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, del borrador del plan, cuya entrada en vigor se aplaza ahora como "objetivo" al último mes de 2010. El propio Hernández descartó que pueda estar aprobado antes del 17 de mayo, cuando vence la prórroga por un año de la prohibición de construir en los primeros 500 metros. Lo que hará entonces la Xunta será levantar la suspensión "en una parte muy importante" de la franja costera, para mantener las restricciones en el resto.

Feijóo, muy crítico en la oposición con los reiterados incumplimientos de los plazos que se marcó el bipartito, se comprometió en su discurso de investidura, en abril de 2009, a aprobar el plan del litoral "en los seis primeros meses desde la toma de posesión del nuevo Gobierno". Ese plazo venció en octubre pasado. Cuando en mayo decretó el aplazamiento por un año de la prohibición en los 500 metros, el presidente de la Xunta afirmó que el plan estaría aprobado definitivamente "en el primer trimestre de 2010". Ayer quedó declarado oficialmente el tercer aplazamiento del calendario previsto.

A falta de acuerdos concretos que impulsen el Plan del Litoral, Feijóo se extendió, en la rueda de prensa posterior al Consello, en las presuntas virtudes del borrador del que acababa de informar Agustín Hernández. Para ello, tiró de las cifras globales que figuran en el documento, para concluir que la Xunta "triplicará el ámbito de gestión de la ley de los 500 metros". Feijóo comparaba así el Plan de Ordenación del Litoral, que estudia y ordena más adentro de ese medio kilómetro, con el decreto que prohíbe construir en la franja costera en tanto se redacta el plan, que se ciñe a 86.000 hectáreas. Y pese a que la Xunta del PP prorrogó la prohibición, y tendrá que volver a hacerlo al menos parcialmente en mayo, Feijóo sentenció: "Nosotros ordenamos, y ordenar es lo contrario de prohibir".

Por lo que se ha dado a conocer del borrador, éste estudia 376.000 hectáreas, lo que significa cuatro veces más que la franja afectada por la prohibición. De ellas, son 212.164 las que quedarán vinculadas al Plan de Ordenación del Litoral, aunque con muy distintos grados de protección. Así, por ejemplo, 100.039 hectáreas, integradas en las denominadas áreas de ordenación, quedan al amparo de los planes generales de los respectivos ayuntamientos. El resto, 112.124 hectáreas, conformará el plan puro y duro, aunque con dos grados distintos de amparo.

El más restrictivo será el de las áreas de protección. Se trata de espacios intermareales, costeros, bosques o zonas de gran valor ecológico, así como de corredores de los ríos y zonas adyacentes. Estas áreas suman 65.881 hectáreas. Como grado intermedio, se crean las áreas de mejora ambiental y paisajística (46.242 hectáreas): paisaje litoral próximo a la costa, aunque en un 43% de su ámbito se va más allá de la franja de 500 metros.

Agustín Hernández precisó que el Plan de Ordenación del Litoral no clasifica suelo, sino que sienta las bases para un nuevo modelo de gestión con criterios homogéneos para todo el litoral. Pero sus determinaciones prevalecerán sobre las de los planeamientos urbanísticos, que, de ser necesario, deberá adaptarse. La aplicación de futuro plan se realizará de forma progresiva, para "evitar conflictos" con los ayuntamientos. Dentro del ámbito del plan se podrán delimitar espacios para localizar instalaciones industriales, que se desarrollarán por medio de actuaciones sectoriales que prevalecerán sobre el plan. Es el caso de la piscifactoría de Touriñán. De lo contrario "no podría existir una sola planta acuícola", justificó Feijóo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de enero de 2010.