Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los discapacitados somos los principales afectados por la crisis"

La contratación de personas con minusvalías cae un 8% durante el año pasado

"Hay muchísimas menos ofertas de trabajo que otros años, encima piden mucho más nivel y ofrecen lo mínimo. Con todo, cogería el trabajo". Las palabras de Aurora Sánchez evidencian que las dificultades que tienen los discapacitados habitualmente para encontrar empleo se agudizan profundamente en plena crisis. Aurora sufrió hace seis años un accidente laboral que la dejó incapacitada total para su profesión de auxiliar de enfermería y tuvo que replantearse la vida. No puede hacer esfuerzos y carece de experiencia en su titulación de auxiliar administrativa. El año pasado logró un contrato de cuatro meses en Cocemfe (Federación de Asociaciones de Discapacitados Físicos de Alicante) que le vino "genial" tras años de sentirse "inútil". "Sentirte útil es maravilloso", enfatiza.

La caída del empleo es más profunda en un colectivo que ya está discriminado

Ahora el optimismo casi se ha esfumado, consciente de lo complicado que es encontrar trabajo en estos momentos. "Para los discapacitados es más difícil competir". Aurora pediría que las empresas se informasen de la "cantidad de subvenciones" que hay por contratar discapacitados y también insiste en que no se les cierre la puerta en cuanto se ve la palabra "discapacidad". "Que nos prueben", insiste, y reclama que se aparten miedos y prejuicios. Con la misma claridad, valora y agradece el esfuerzo que realizan las asociaciones como Cocemfe para abrirles la puerta al mercado laboral.

Como ella, su marido lucha en el mismo campo. Jesús Segurado sufrió un accidente de tráfico que lo dejó discapacitado hace cinco años. "Intentas volver al mercado laboral, pero te encuentras con muchas circunstancias en contra", resume. Y en plena crisis "no hay absolutamente nada para el colectivo", añade.

Jesús insiste en que hay desconocimiento sobre las capacidades que tienen las personas con minusvalías (que, por otro lado, no son un colectivo homogéneo, sino que encierra múltiples realidades), defiende que suelen estar más involucrados en los empleos y tienen más iniciativa, conscientes de lo que cuesta encontrar un trabajo.

Hasta octubre se formalizaron en la Comunidad Valenciana apenas 3.791 contratos a discapacitados, cifra que además supone un descenso del 8% sobre 2008, según datos del Ministerio de Trabajo facilitados por CC OO-PV. La caída es mayor en Castellón, donde estos contratos se desplomaron un 20,5%. En Alicante el descenso ronda el 12% y en Valencia es del 5,5%. Salvador Roig, responsable de comunicación de CC OO-PV en L'Alacantí-Les Marines, lamenta que en plena crisis "la caída de la contratación es más profunda en un colectivo que de por sí ya está discriminado". El sindicalista recuerda que hay una normativa que regula el porcentaje de discapacitados que deben trabajar en las empresas y que "de manera reiterada se está incumpliendo". Por ello, reclama medidas que vayan más allá de la celebración del Día Mundial del Discapacitado para que las administraciones hagan un seguimiento real del cumplimiento de la norma "para que las personas con discapacidad tengan acceso a un puesto de trabajo, que es la mejor manera de integrar a este colectivo".

El vicepresidente de Cocemfe, Javier Segura, recuerda que la ley obliga a que las Empresas de 50 o más trabajadores reserven un 2% del empleo para los discapacitados. "La paradoja es que quien más contrata son las pymes", agrega. Cocemfe reclama que la inspección sea más dura, "que se apliquen sanciones más fuertes, porque si no el empresario paga la multa y se olvida del tema", dice Segura, quien explica que si bien en la bolsa de trabajo de la organización, gracias a redoblar esfuerzos, apenas ha notado una ligera bajada de la contratación, Cocemfe detecta con claridad el desplome de la calidad de las ofertas que les llegan. "Nos han llegado a venir ofertas para contrataciones de una hora o de un día", explica Segura.

El colectivo solicita, entre otras medidas, que el porcentaje de empleo público reservado a los discapacitados crezca del 5% al 7%, como, según dicen, ya aplican otras autonomías. También exige a las administraciones que redoblen esfuerzos y que la Ley de Dependencia reserve al menos del 10% de los 300.000 empleos que prevé crear a los propios dependientes. La patronal alicantina, por su parte, recuerda que hace varios años creó una comisión para integrar a los discapacitados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de enero de 2010