Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICO aportará capital a proyectos de infraestructuras y firmas innovadoras

Los particulares podrán pedir créditos para rehabilitación de viviendas

El mercado del crédito está en vía muerta. La desconfianza de cajas y bancos, pendientes de cubrir el boquete d el desplome inmobiliario, y la crisis, que plantea un interrogante sobre la solvencia de cualquier peticionario de un préstamo, han bloqueado la financiación de particulares y empresas.

Para sortear este embudo, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha decidido tirar por una senda poco trillada. Por primera vez, tomará participaciones en el capital de empresas y otorgará préstamos directos a proyectos de compañías medianas. Además, abre una ventanilla de crédito para los particulares que quieran financiar obras de rehabilitación.

Todas estas iniciativas se integrarán en el fondo de economía sostenible, que se pone en marcha en enero. El ICO lo dotará con 10.000 millones y espera de las entidades financieras una aportación similar. Este año, el organismo oficial ha participado en la concesión de 15.000 millones en préstamos a través de las distintas líneas de mediación que tramita junto a las entidades financieras, su vía tradicional. "El ICO ha intermediado en el 25% de los créditos concedidos este año", recordó la vicepresidenta económica, Elena Salgado, en la presentación del nuevo fondo. Pero el balance es agridulce: se ha usado poco más de la mitad de la financiación disponible.

El organismo dota con 10.000 millones el nuevo fondo de economía sostenible

Salgado atribuyó esta falta de uso a los mismos problemas que bloquean el mercado de crédito privado. A fin de cuentas, la actuación tradicional del ICO está supeditada a las decisiones de bancos y cajas. En la mediación, el ICO subvenciona los tipos de interés de créditos otorgados por las entidades o aporta financiación en las condiciones más favorables del mercado, pero siempre a operaciones analizadas y decididas por bancos y cajas. Además, sólo asume una parte muy limitada del riesgo.

Con las líneas de actuación para 2010 presentadas ayer, el ICO ensaya nuevas fórmulas para esquivar el atasco. Dotará con 1.000 millones un "fondo de capital inversión" para participar en sociedades concesionarias de proyectos de infraestructura y energía. Y destinará otros 300 millones a un "fondo de capital riesgo" que tomará participaciones de empresas innovadoras.

Estos dos fondos, abiertos a la participación de entidades financieras, estarán gestionados por Axis, una sociedad del ICO, y aportarán capital mediante la compra de acciones preferentes, con un compromiso de recompra en el plazo fijado (30 y 12 años, respectivamente). "El ICO no tiene ninguna intención de participar en la gestión", aclaró Salgado.

El ICO también será el encargado de estudiar y valorar el riesgo de la financiación que aporte a una tercera línea, el préstamo directo a empresas medianas para proyectos relacionados con la economía sostenible. Se extiende así un instrumento usado hasta ahora sólo para créditos sindicados con bancos y cajas a grandes empresas. La financiación por proyecto no superará los 100 millones de euros y el ICO garantizará "las condiciones más favorables del mercado" al fijar el tipo de interés de su tramo del préstamo.

El ICO prevé gastar 8.700 millones en estos préstamos directos y en una nueva línea de mediación para proyectos relacionados con el medioambiente, la innovación o el ámbito social. Aquí el ICO vuelve a su papel tradicional: otorgar unas condiciones mejores (el tipo de interés será Euríbor a seis meses +0,55 puntos) para su tramo de financiación en préstamos gestionados y concedidos por las entidades. En el caso de que la solicitud sea de autónomos o pymes, el tipo aplicado será 0,35 puntos menor. Es en esta línea de mediación donde encajan las solicitudes de particulares para financiar obras de rehabilitación que mejoren la eficiencia energética, el uso del agua o la adaptación de la vivienda a mayores y dependientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 2009