Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGURIDAD

Cisco critica tanto la incredulidad como la fe ante el 'cloud computing'

El Informe Anual de Seguridad 2009 de la empresa Cisco asegura que muchas organizaciones "son aún reticentes al cloud computing, ya que no les gusta tener que renunciar al control de sus procesos y datos". Por el contrario, otras le muestran una confianza ciega que raya la irresponsabilidad, ya que "pecan de poca diligencia a la hora de seleccionar a sus proveedores de hosting y evaluar la seguridad".

Cloud computing significa que la información y aplicaciones no están en los ordenadores de la empresa, sino de un proveedor externo, de forma que se puede acceder a ellos vía web. "Los altos niveles de confianza en el concepto de cloud computing son los ecos de la gran aceptación de las redes sociales y la predisposición a transmitir información sensible de formas impensables hace una década".

Según el informe, cualquier empresa que externalice sus operaciones en infraestructuras controladas por otros debería tener muy claro cómo mantener el control y la seguridad de sus datos. Las preguntas clave serían: "¿Dónde van nuestros activos de información?, ¿cómo van a ser protegidos?, ¿quién tendrá acceso a nuestra información?, ¿cómo podremos llevar a cabo cambios de política, regulaciones y auditorías?".

Cisco, empresa dedicada a las infraestructuras de Internet, destaca que "los empleados se han acostumbrado tanto a soluciones como el correo en web o las redes sociales en su casa, que naturalmente las llevan al lugar de trabajo", por lo que no tiene mucho sentido prohibir estas tecnologías en las empresas.

El informe vaticina que las redes sociales serán el punto más caliente del cibercrimen en 2010. Cisco critica especialmente los servicios acortadores de enlaces, muy usados en estas redes, porque quien pincha en ellos no sabe adónde le dirigen, pudiendo caer en una trampa.

CISCO: http://cisco.com/en/US/prod/vpndevc/annual_security_report.html

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 2009