Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados

El PIB de Estados Unidos frena al mercado

La orientación alcista de los mercados de valores perdió ayer algo de ritmo ante la revisión a la baja del dato del PIB estadounidense del tercer trimestre. El incremento del PIB fue del 2,2% en lugar del 2,8% anunciado previamente, una cifra que puede cambiar algunas previsiones o, cuando menos, justificar las menos optimistas respecto del crecimiento económico inmediato.

El Ibex 35 consiguió a lo largo de la mañana superar el nivel de los 11.900 puntos sin contar con la necesaria presión compradora, lo que le convertía en presa fácil si el viento cambiaba, y cambió. Al cierre de la sesión, el principal índice del mercado de valores español quedó en 11.890,80 puntos, con una subida del 0,51%, muy en línea con el resto de las plazas europeas. Los valores medianos del mercado tuvieron en esta ocasión un comportamiento algo mejor que los grandes y ganaron el 0,78%, mientras que los más pequeños quedaron al margen de los movimientos del mercado y tan sólo subieron el 0,06%.

Para algunos observadores, la respuesta de los mercados ante un dato peor de lo esperado se debía, en parte, a que ya queda muy lejos y, aunque malo, ya no es tan significativo. El índice de actividad publicado el día anterior era una estimación de comportamiento futuro, que es lo que los inversores necesitan cuando está a punto de abrirse el próximo curso.

La contratación en el "mercado abierto" bajó hasta 1.727,55 millones de euros, indicando que los inversores no están seguros de la conveniencia de poner su dinero en el mercado en estos momentos. Las operaciones institucionales aportaron casi 2.000 millones de euros más, de los que cerca de 1.000 millones procedían de operaciones con Iberdrola, al tiempo que Santander y Repsol YPF aportaban otros 500 millones al conjunto.

Estos ajustes de las grandes carteras son algo habitual al cierre del ejercicio, pero en esta ocasión contrastan con la baja actividad de los inversores particulares, que no parecen compartir la opinión de algunos analistas sobre la evolución de la Bolsa en el año próximo. Hay gestores que llaman la atención sobre la posibilidad de que el sector financiero español haga algunos descartes importantes para conseguir liquidez, lo que pondría en el mercado importantes excedentes de papel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 2009