Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... SONIA GRANDE

"En España se hace un gran filme con cuatro y un becario"

De Hollywood al barrio del Retiro en Madrid. Del esplendor y el poderío de las tiendas de lujo en Nueva York y Los Ángeles a la tranquilidad y sencillez de una tasquita con delicias frescas del mercado. Diseñadora de vestuario de cine, Sonia Grande (Oviedo, 1964) puede presumir de haber pisado el cielo de Hollywood gracias a Woody Allen. Tres días después del estreno en Nueva York de Vicky Cristina Barcelona, en la que fue la encargada del diseño de vestuario, recibió un e-mail del poderoso productor Scott Rudin. Fue una madrugada en la que llegaba a casa de trabajar y leyó el correo. "Me decía que si quería viajar a Nueva York para una película con Meryl Streep. Me pareció todo tan exagerado que creí que era una broma de algún amigo y me fui a dormir". A la mañana siguiente, seguía el correo en su ordenador y, ya más despejada, se decidió a contestar. El resultado se llama No es tan fácil, una comedia de Nancy Meyers protagonizada por Meryl Streep, Steve Martin y Alec Baldwin, que se estrena el próximo día 25.

La diseñadora ha vestido a los actores en películas de Allen y Almodóvar

Ha llegado a la cita con una clara obsesión: los boletus con huevo que dan en este restaurante que le descubrió hace tiempo su novio. Nunca se ha sentido tan poderosa como en Hollywood, industria en la que se ha estrenado con No es tan fácil, después de trabajar con todos los grandes en España (Trueba, Amenábar, Almodóvar) y en títulos potentes (La niña de tus ojos, Mar adentro, Los otros, Hable con ella o Los abrazos rotos, entre otros). "Quiero y compro, puedo y compro". Al frente de un equipo de 29 personas -"en España, una película grande se hace con cuatro y, si hay suerte, un becario"- y con un millón de dólares de presupuesto -"elevadísimo para una película contemporánea"-, Grande iba recorriendo, en un coche pequeñito y con chófer, todas las grandes tiendas neoyorquinas a la búsqueda de todo lo que le iban oteando de antemano las cinco shoopers asignadas para la tarea. "Estoy en la 47 y Madison y he visto un pijama ideal que tienes que ver". Y para allá iba Grande seleccionando y comprando prenda a prenda. Así, en los más de cuatro meses que duró la preproducción del filme.

Ha saboreado con placer los boletus y se prepara para dar buena cuenta de los chipirones -"recorre, recorre la salsa con el pan", invita-. No sólo se le ilumina el rostro por las delicias culinarias, sino al recordar a la gran Meryl Streep. "Vestirla me da dado un calorcito...". Ella que sabe lo que es la intimidad de un probador, cuando los actores se convierten en los seres mortales que son. Es el momento más íntimo, delicado, cuando Grande comprueba, ante la desnudez y el cuerpo del actor o actriz, si el concepto diseñado combina con el físico de cada uno, con su piel, su color, sus gustos, en un encuentro que ella define como algo espiritual. "Meryl Streep no es una estrella, es una actriz con una luz que no le abandona fuera de cámara, hermosísima, delicada e inflexible en su trabajo, que participa en todo pero siempre dejándose asesorar".

Por hacer No es tan fácil tuvo que rechazar el ofrecimiento de Woody Allen para la película que rodó en Londres. "Estuve tres días llorando, pero también me llevé la alegría más grande de mi vida. ¡Me había llamado por segunda vez! Ésa es la confirmación de que le había gustado".

La Castela. Madrid

- Alcachofas plancha: 7,80 euros.

- Boletus salteados: 14.

- Merluza oliva virgen: 18.

- Chipirones encebollados: 14.

- Pan, vino y cafés: 16.

- Total con IVA: 77,04 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de diciembre de 2009

Más información