Los empresarios no creen en una mejora rápida de la economía

El 93% del colectivo es pesimista, según Metroscopia

Si buena parte de la evolución de la economía depende de las expectativas, España tiene un serio problema. Los empresarios españoles son pesimistas sobre el futuro. Así lo pone de relieve una encuesta de ámbito nacional realizada entre el 24 de noviembre y el 9 de diciembre por Metroscopia para la Fundación José Ortega y Gasset con 500 empresarios de compañías con 10 empleados o más.

De acuerdo con dicha encuesta, el 93% de los empresarios cree que aún falta tiempo para que la economía española empiece a mejorar definitivamente. Sin embargo, se muestran más confiados en la evolución de la economía mundial: el 61% considera que la economía globalizada está a punto de empezar a mejorar.

El 76% critica la gestión tanto de Rodríguez Zapatero como de Rajoy

Así pues, las expectativas de los empresarios españoles son malas o muy malas. Sea cual sea el sector que se analice y con la construcción a la cabeza. En este último sector, el 90% de los empresarios consideran que su empresa ha sufrido mucho o bastante. Lo mismo cree el 87% de los empresarios de la industria y el 78% de los comerciantes. Los más animosos, si se atiende al menor porcentaje, son los empresarios del sector servicios, con un 76%.

Los empresarios, subraya María Josefa García Grande, subdirectora del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset "coinciden mayoritariamente en señalar que si 'la sequía' de crédito se mantiene, la reactivación económica tardará en llegar: la inversión se verá negativamente afectada y lo mismo ocurrirá con el empleo". Por si fuera poco, "tampoco confían en la revitalización del consumo interno o de la demanda externa". El toque de esperanza está en un detalle: los empresarios tienen mayor confianza en el retorno de la economía mundial a la senda del crecimiento. "Tal vez por ahí nos venga el alivio" asegura García Grande.

Porque la mejora de la competitividad será difícil. En opinión de los empresarios, imposible a corto plazo. La probabilidad de que se incrementen parámetros como inversiones, exportaciones, resultados o plantillas se puntúa muy bajo, por debajo de cuatro en una escala de 0 a 10 en todos los casos.

Y ¿cómo ve la clase empresarial la gestión política de la crisis? En línea con el pesimismo manifestado: mal. La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado sólo consigue una puntuación media de 2,5 puntos. Y es que 7 de cada 10 empresarios creen que pagan impuestos excesivos y el 39% llega a decir que paga más incluso que sus vecinos europeos. Por supuesto, una amplia mayoría (80%) cree que la anunciada subida de impuestos está injustificada. La crítica a la actuación de los políticos es general. El 76% de los empresarios desaprueban la gestión de Rodríguez Zapatero. Y el mismo porcentaje la gestión del presidente del PP, Mariano Rajoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de diciembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50