Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El museo Balenciaga estará en febrero, pero sin fecha de apertura

La Diputación guipuzcoana se incorporará en junio a la fundación

Tras años de retrasos, investigaciones parlamentarias y con una causa judicial todavía pendiente por presuntas irregularidades en la gestión, el proyecto del museo Balenciaga de Getaria dará un paso adelante en febrero de 2010. Es a mediados o finales de ese mes cuando previsiblemente finalizarán las obras del edificio, si bien la inauguración, -prevista inicialmente en 2003, está aún por determinar a falta de que se concreten los contenidos museográficos.

La diputada de Cultura de la Diputación foral de Guipúzcoa, María Jesús Aranburu, ofreció ayer esta información en las Juntas Generales de Guipúzcoa, donde compareció a petición del grupo juntero del PP para informar del desarrollo de la reunión que el pasado 30 de septiembre mantuvo el ente foral con el Gobierno vasco y la Fundación Balenciaga, en la que están representados el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Getaria. Estas instituciones llegaron el pasado mes de junio a un acuerdo para refundar la Fundación Cristóbal Balenciaga -encargada de los contenidos del museo, que quedó paralizada tras salir a la luz las graves irregularidades en la gestión imputadas a su anterior vicepresidente, el ex alcalde peneuvista de Getaria Mariano Camio, quien también ocupó el cargo de gerente de la Sociedad Berroeta Aldamar, encargada de las obras.

El objetivo de las instituciones públicas es reconducir este proyecto dedicado a la memoria del modisto nacido en Getaria, que partió de un presupuesto de seis millones de euros para la construcción del museo y se disparó hasta los 21 millones.

La Fiscalía acusa a Mariano Camio de llevar a cabo una gestión "gravemente dañosa" para la sociedad y la fundación, con el fin de "enriquecer" al arquitecto cubano Julían Argilagos, el segundo imputado, con quien mantenía una estrecha relación. Otro arquitecto, Rolando Paciel González, está encausado por cobrar supuestamente 114.274 euros por realizar trabajos para los que "no estaba legalmente habilitado". Camio y Paciel declararon el pasado mes de junio en el juzgado de Azpeitia que instruye el caso, mientras que Argilagos no compareció.

Mientras tanto, las instituciones intentan recomponer la situación. Tanto el Gobierno vasco como la Diputación foral han mostrado su interés por entrar a formar parte de la Fundación. El ente foral no prevé incorporarse hasta junio, tiempo necesario para que se puedan "esclarecer" todas las cuestiones económicas de la fundación, cuyo trabajadores ha sido objeto de un ERE, explicó Aranburu.

Una vez que las "grandes líneas" del proyecto museológico se han definido, la sociedad Berroeta Aldamar -formada por el Gobierno vasco, la Diputación y el Ayuntamiento- ha podido acelerar las obras del edificio, que finalizarán en febrero, diez años después de que se lanzara el proyecto bajo la forma de una fundación privada, con el patronazgo de los Reyes y la presencia entre sus patronos de personas como la reina Fabiola de Bélgica o Paco Rabanne.

Una vez finalizadas las obras, quedará por desarrollar las directrices del proyecto museológico, para decidir el contenido concreto de las creacio nes que se expondrán y abrir al público el museo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 2009