Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SIN COCHE | Talamanca de Jarama

El paseo del hombre lobo

El 'plató de la Comunidad de Madrid' ha albergado más de 130 rodajes

En Talamanca de Jarama no es raro acercar el oído al asfalto y que resuenen cascos de caballo. Por el camino del Cordel de la Soledad a menudo brillan teas, y las diferencias se arreglan a sablazos. Al bajar del autobús 197, las tranquilas calles de un pueblo de la campiña cerealera no invitan a pensar que por allí han paseado Fernando Esteso y los tres mosqueteros. El suelo aparece cubierto de hojas de plátano y de los balcones de algunos chalés cuelgan muñecos de Papá Noel con escalas. Pero al acercarse al centro, la imponente presencia de La Cartuja deja adivinar por qué Talamanca ha servido de plató a más de 130 rodajes entre películas, series, videoclips y anuncios.

Grandes superproducciones extranjeras (Conan, el bárbaro), aventuras en español (Alatriste), dramas (Réquiem por un campesino español), comedias (Así en el cielo como en la tierra; Ay, Carmela) o títulos de terror han utilizado el municipio como escenario. La tradición empezó en 1964 con el rodaje de Los cien caballeros. La película, una coproducción europea, utilizó como uno de sus enclaves La Cartuja, una vivienda familiar que, por su majestuosidad, era ideal para la recreación de un castillo. A partir de ese día, la voz se expandió entre los técnicos de localización. La Cartuja se convirtió en el prototipo de palacio medieval y el pueblo ha hecho carrera como plató.

Conan, el bárbaro, Alatriste y Águila Roja recorrieron las calles del pueblo

"He visto a muchos vecinos hacer de extras", comenta una mujer

Para un Trivial de cine: ¿En qué se asemejan Vente a Alemania, Pepe y la serie de Los gozos y las sombras? Puede que en más cosas, pero ambas incluyen escenas rodadas en la iglesia de San Bautista. Bajando por el Cordel de la Soledad, un paseo que parece trasplantado desde la campiña inglesa, una mujer embozada para protegerse de los mordiscos del frío señala el puente romano: "Por ahí he visto yo mil veces a gente de extras: con Antonio Flores haciendo hogueras, con los indios...".

La industria audiovisual se ha convertido en un motor económico local. Decenas de vecinos han trabajado como extras, el pueblo cuenta con un festival de cine y la Casa de la Cultura trabaja en la recopilación de carteles, películas y libros relacionados con producciones que toman como escenario el municipio. "Para nosotros es muy importante", explican desde el Ayuntamiento. "Estamos acostumbrados a trabajar con productoras y los trámites son sencillos: pedimos una pequeña fianza y luego nuestras tarifas varían según la cantidad de calles que haya que cortar, si hay que eliminar señales, etcétera".

Quien más veces ha visitado el pueblo es Paul Naschy, el eterno hombre lobo, fallecido el mes pasado. De sus 14 títulos como director, rodó 13 en Talamanca. Decenas de vírgenes han corrido por el pueblo envueltas en lágrimas huyendo del brillo de unos colmillos. En reconocimiento, el festival de cine local homenajeó el año pasado al rey del terror patrio.

Para conocer historias de las estrellas, todos en el pueblo remiten a una persona. Es Flores, el guardián de las llaves de La Cartuja. Flores vive en una casa con una cancela verde a unos metros del caserón. Abre la puerta y enfoca al visitante con su único ojo. Se muestra esquivo: "Yo ya no me acuerdo de nada. Es la memoria". Luego se anima: "Pero es cierto que conocí a todas las grandes estrellas. Hasta a Marlon Brando", que visitó el pueblo por 500 millones para hacer de Torquemada en Cristóbal Colón: el descubrimiento. Después hila un par de anécdotas sobre el actor americano: "En la película que rodó aquí, unos periodistas me ofrecieron dinero por meter una cámara oculta, pero yo no me pringo".

Los actuales usuarios de La Cartuja son el equipo de la serie de televisión Águila Roja. Habría que ser muy gracioso para relacionar el hecho con que el 85% del territorio municipal, una gran reserva natural, sea Zona de Especial Protección para las Aves. Saltando de Mariano Ozores a Manuel Gutiérrez Aragón, Talamanca se ha curtido en asociaciones imposibles. El mismo puente romano por el que han corrido miles de indios y doncellas atraviesa un mar de hojas secas; al otro lado hay un quiosco. En invierno está cerrado, pero un cartel viejo anuncia actuaciones regulares: "Sobre las 20.08" es la hora de El Gran Tuco, "pianista y showman extraordinario". Es uno de los rincones que le gusta visitar a "la gente del cine". Así les llaman en el pueblo.

Apuntes de viaje

- Desde la plaza de Castilla sale el autobús 197 hasta el pueblo.

- Tiene 3.443 habitantes y una superficie de 39,39 kilómetros cuadrados.

- Se sitúa a 45 kilómetros de Madrid, en la campiña de la meseta sur.

- Sus principales atracciones turísticas son la iglesia de San Juan Bautista, la ermita de la Virgen de la Soledad,

el Morabito y el puente romano.

- El Ayuntamiento y la biblioteca municipal ocupan las caballerizas del dueño de la villa en el siglo XVII.

- Existen numerosas rutas naturales: la de los Sitios, la de Fuente de la Villa, la de Campoalbillo o la

de la Gravera y la Retamera con avutardas, ánades reales y rapaces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 2009

Más información