Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La térmica de Santurtzi será desmantelada a partir de abril

Las dos chimeneas desaparecerán del Serantes en 2012

Las turbinas de fuel de la central térmica de Santurtzi, paradas desde el año pasado ya no volverán a ponerse en marcha. La eléctrica Iberdrola ha empezado ya los trabajos previos para el desmantelamiento de los dos grupos térmicos de la central, al término de los cuales -se estima para mediados de 2012- habrán desaparecido las dos enormes chimeneas que se alzan en las faldas del monte Serantes.

El alcalde de la localidad, Ricardo Ituarte, se felicitó ayer por la decisión de la eléctrica Iberdrola, que supone satisfacer una vieja reivindicación de los vecinos y los grupos ecologistas. "Nos alegra enormemente, por lo que supone desde el punto de vista medioambiental y de impacto visual", señaló. La central lanzó a la atmósfera 1,7 millones de toneladas de CO2 en 2001.

Hace dos años Iberdrola ya había hecho pública su voluntad de ir disminuyendo sus emisiones para adecuarse a las reiteradas exigencias de Medio Ambiente y a la normativa europea en esta materia. En consecuencia, los dos grupos que ahora se están desmantelando han funcionado unos pocos días en 2007 y 2008, y ninguno este año.

Una resolución del Ministerio de Industria del 22 de octubre de este año autorizó a Iberdrola el cierre de estos dos grupos. El tercero, de ciclo combinado por gas, seguirá funcionado. Fue construido en 2005 y genera menos de la mitad de emisiones contaminantes por kilovatio producido que los anteriores.

Después de los trabajos que se están acometiendo actualmente, se estima que para marzo o abril de 2010 se iniciará la eliminación del aislamiento térmico. En el tercer trimestre está previsto iniciar el desguace de equipos y sistemas: calderas, tanques, transformadores, etc., trabajos para los que se estima un año de duración y a los que seguirá demolición de las chimeneas. Ituarte ligó esta actuación a la futura desaparición de otras instalaciones industriales obsoletas del municipio, como la gasolinera del parque central y la demolición de los tanques de CLH. Son, dijo, "terrenos ganados para el pueblo", que acogerán "una importante actuación de vivienda protegida".

Por otra parte, una marcha entre Rentería y Pasajes pedirá hoy el cierre de la central térmica de Pasaia, que funciona con carbón y de la que Iberdola no prevé prescindir por ahora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 2009