Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola cierra la central térmica de Santurtzi

La eléctrica recibió en noviembre la autorización del Ministerio de Industria

La central térmica de Iberdrola en Santurtzi se cerrará en breves fechas. La instalación sólo necesita el acta final de clausura, después de que en noviembre recibiera la autorización administrativa de cierre por parte del Ministerio de Industria, confirmaron fuentes sindicales. El alcalde de la localidad, Ricardo Ituarte, lo anunciará hoy, así como los planes municipales futuros. Ni el consistorio ni la eléctrica quisieron dar más detalles.

De este modo sólo quedará abierta en Euskadi una central térmica, la de Pasaia, que es además la más contaminante al funcionar con carbón. La de Santurtzi opera con fueloil, aunque en los últimos años incorporó el gas. Iberdrola, que en sus planes contemplaba inicialmente cerrar la térmica en 2008, construyó esta década junto a ella una planta energética de ciclo combinado para paliar la pérdida de producción. La instalación, que empezó a funcionar en 2005, requirió una inversión de 180 millones.

Esta central de ciclo combinado tiene una capacidad de generación de 400 megawatios. La refrigeración de la instalación se realiza mediante el agua del mar, aprovechando los canales de toma y vertido construidos cuando se efectuó la ampliación del Puerto de Bilbao. Tampoco requierió la construcción de la línea eléctrica, puesto que utiliza la conexión actual a la subestación de Güeñes y aprovecha el gasoducto existente para el suministro de gas.

Los últimos consejeros de Medio Ambiente del Gobierno han pedido reiteradamente el cierre de las dos térmicas y su sustitución por centrales de ciclo combinado, ya que generan el doble de emisiones contaminantes que estas plantas más modernas. De hecho, el energético es el sector más contaminante y el pasado año produjo el 42% de las emisiones, según el último informe del Ejecutivo.

La planta de Iberdrola en Santurtzi tiene dos grupos energéticos, uno de 377 megawatios y otro de 541, que utilizan el fuel y gas como combustible. Fuentes de la compañía aseguraron que en los últimos años prácticamente no se utilizaba el fuel, que es mucho más contaminante que el gas. La instalación empezó a funcionar en 1969, por lo que ha cumplido 40 años de producción.

La térmica contaba con 72 trabajadores, que serán recolocados, la mayoría en otros puestos de la eléctrica en Vizcaya, tras el acuerdo entre la dirección y los sindicatos. Una parte importante se quedará inicialmente para las tareas de desmontaje de la planta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009