Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
En la muerte de Jordi Solé Tura

Muere Solé Tura, uno de los padres progresistas de la Constitución

El ex dirigente comunista y ex ministro de Cultura fallece víctima de alzhéimer

Dirigente comunista exiliado, catedrático de Derecho Político, uno de los tres padres de la Constitución que militó en el antifranquismo -junto a Miquel Roca y Gregorio Peces-Barba- y ministro de Cultura en uno de los Gobiernos de Felipe González, Jordi Solé Tura falleció ayer a los 79 años en su domicilio barcelonés, acompañado de familiares, entre ellos su sobrina Montserrat, consejera de Justicia de la Generalitat. Hijo de una familia de panaderos de Mollet del Vallès (Barcelona) y hombre clave en la historia de la Transición, Solé Tura vivía apartado de la vida pública desde 2004, cuando se le diagnosticó la enfermedad de alzhéimer. "Fue un gran defensor de la cultura de España, de todas las Españas", le elogió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La capilla ardiente se instalará esta tarde en el Palau de la Generalitat

Todos los políticos lamentaron la desaparición de Solé Tura, cuya capilla ardiente se instalará hoy en el Salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat, donde permanecerá hasta mañana a mediodía. El Gobierno catalán le concederá la Medalla de Oro a título póstumo. "No era sólo uno de los nuestros. Era de todo el mundo. Su figura no es patrimonio de nadie, es de todos los demócratas y catalanistas. Esa es su grandeza", declaró solemne el presidente José Montilla. Solé Tura, que representó al PCE y PSUC en la redacción del texto constitucional, es el segundo padre de la Constitución que fallece, tras Gabriel Cisneros (UCD).

El 31º aniversario de la Ley Fundamental se celebra mañana y ayer el Congreso, lejos de las disputas por los crucifijos en las aulas o por la Ley de la Economía Sostenible, inició la conmemoración con una lectura ininterrumpida de la Constitución por parte de estudiantes de secundaria, deportistas y artistas. José Bono, presidente de la Cámara, suspendió un momento la sesión para comunicar el fallecimiento de Solé Tura y guardar un minuto de silencio, coronado con una ovación. "Va a vivir en el corazón de los demócratas", dijo después Bono. En sus memorias, Solé consideró "el honor más grande de su vida" ser padre de la Constitución.

Militante comunista (PSUC), dirigió Radio España Independiente, fundó Bandera Roja y estuvo en prisión. Ayer, su compromiso con la libertad fue recordado por los dos partidos de su vida, el PSUC y el PSC. "Siempre conservaremos su herencia política", señaló Joan Saura, consejero de Interior. "Será nuestro punto de referencia", afirmó Isidre Molas, presidente del PSC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 2009