Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:EL ACENTO

¡Alarma!, hay tongo

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol desencadenó el martes la alarma: en este país hay también jugadores sospechosos de manejos fraudulentos. No concretó mucho más, así que al rato todas las competiciones pasaban por haber dado, en algún momento, gato por liebre. Fue la página web de Las Palmas la que informó del enredo. Hay siete jugadores investigados, entre ellos López Vallejo, el portero del Zaragoza (que ayer dijo que nada tiene que ver con el embrollo), y Francisco Medina López -Piti-, del Rayo Vallecano. Y el asunto es el siguiente: antes del partido de Segunda División de la temporada pasada entre el Rayo y Las Palmas el volumen de dinero que se estaba jugando en una casa de apuestas era sospechoso. Toda la pasta se apuntaba a un empate a cero y, vaya, el partido terminó 0-0.

El árbitro del encuentro ha dicho que no vio "nada raro". El entrenador del Rayo, en cambio, tuvo que preguntarles en el descanso a sus jugadores si habían pactado el resultado (claro que dijeron que no). En cuanto al público, practicó con frecuencia el arte del silbido y padeció después de ronquera ("¡tongo!", eso fue lo que gritaron). Debieron pasearse de un lado a otro durante 90 minutos los de Las Palmas (que necesitaban el punto para no descender) y los del Rayo (que no querían ver batido a su portero para que ganara el Trofeo Zamora).

Puesto que no ganan los sueldos de los galácticos, el camino que parecen haber tanteado algunos jugadores fue el de pillar un buen pellizco bajo el expediente de apostar por el 0-0 y luego no dar ni golpe en el campo. Fue uno del Rayo el que, una y otra vez, insistía en ese resultado en las terminales que tiene una casa de apuestas en Villalba y Leganés. Hasta que la empresa tuvo que dar a la UEFA el chivatazo. Algo olía mal.

Fueron unos 75 millones de euros los que se movieron en este tipo de apuestas en 2008, y podrían llegar a los 400 en 2012. En noviembre, en Alemania y Suiza cayeron 17 estafadores por amaños en la Champions, Copa de la UEFA y nueve torneos nacionales. Aquí la cosa no parece por el momento tan grave. Si es que lo verdaderamente grave no es aburrir al público con un 0-0 previamente acordado. Y, sobre todo, ¡soporífero!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de diciembre de 2009