Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las denuncias de fraude marcan las elecciones de Guinea Ecuatorial

Los rivales del dictador Obiang protestan por la expulsión de sus interventores

La oposición de Guinea Ecuatorial denunció ayer irregularidades en el transcurso de una jornada electoral en la que el presidente, Teodoro Obiang, aspiraba a renovar su mandato sobre este país de África central rico en petróleo. La prensa y ONG internacionales se han referido repetidamente al fraude electoral y han descartado la validez de un resultado que, según vaticinaban miembros de la formación de Obiang, el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), concedería una "victoria aplastante" a favor de éste, superior a la que obtuvo en los últimos comicios presidenciales. En aquella ocasión, en 2002, Obiang venció con el 97,1% de los votos.

Un testigo en la capital, Malabo, dijo que la participación parecía bastante baja. Los soldados hacían guardia en los colegios electorales, algunos de los cuales no habían visto aparecer a ningún votante a últimas horas de la mañana. Muchas calles estaban vacías como consecuencia de la prohibición temporal de viajar en coche, impuesta esta semana.

Las autoridades han denegado la entrada a los periodistas extranjeros

Al depositar su voto en un colegio electoral de Malabo, Obiang manifestó su satisfacción porque la jornada transcurría "sin incidentes". Una fuente cercana a la misión de observadores internacionales declaró que no se observaba en Malabo la presencia de periodistas extranjeros, a quienes se les ha denegado el visado de entrada en el país para cubrir las elecciones.

La oposición denunció que sus interventores han sido expulsados de algunas mesas electorales. En declaraciones telefónicas a la agencia Efe desde Malabo, Celestino Bacale, director de campaña del principal partido opositor, Convergencia para la Democracia Social (CPDS), dijo que la votación se desarrollaba "muy mal" y que los militares estaban atropellando a sus interventores.

Afirmó que en los distritos de Micomiseng, Niefang y Nsor, todos en la parte continental de Río Muni, algunos colegios ya estaban cerrados porque "la gente no ha votado, sino que lo hicieron en su lugar los presidentes de consejos de poblados y comunidades de vecinos, todos del PDGE". "En las últimas semanas, el Gobierno ha hostigado a la oposición, y ha impuesto serias restricciones a los observadores internacionales", ha denunciado la ONG Human Rights Watch.

Una victoria de Obiang, de 67 años, le otorgaría las riendas del país para los próximos siete años. El dirigente llegó al poder en 1979, cuando derrocó mediante un golpe de Estado a su tío Francisco Macías Nguema, primer presidente del país desde la independencia de España, en 1968. Pese a la riqueza energética de Guinea Ecuatorial, ésta sólo ha redundado en provecho de la oligarquía. El país es considerado el duodécimo más corrupto del mundo por la ONG berlinesa Transparencia Internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 2009