Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tomás apuesta por remodelar las ciudades para hacerlas más habitables

Los esquemas urbanos del siglo XIX no pueden reproducirse en el XXI. El arquitecto valenciano José María Tomás Llavador defendió ayer, durante la jornada de clausura del Encuentro Internacional de Arquitectos y Urbanistas que se ha celebrado este fin de semana en Xàbia (Alicante), que "los modelos urbanos del siglo XIX, con ensanches y extensiones, ya no sirven". "Las ciudades tienen hoy otras necesidades. Hay que generar espacios para vivir, para trabajar y para disfrutar. La calle está cambiando", agregó el arquitecto, quien reiteró la necesidad de "remodelar las ciudades para hacerlas más habitables".

Tomás argumentó en su intervención ampliamente estas nuevas necesidades y apuestas y dejó claro que "el ciclo ha finalizado y estamos en medio de grandes turbulencias e inmersos en una gran crisis, pero lo que nos afecta como organizadores del territorio es que tenemos que recuperar la manera de relacionarnos con él".

El arquitecto valenciano, autor de la apertura de Valencia y especialista en waterfronts, entiende que la clave está en entender que "el concepto zonal ha fracasado, ahora en los espacios ha de ser posible vivir y trabajar, al mismo tiempo". Y explicó cómo se puede conjugar "espacio, urbanidad y modos de vida" con ejemplos como los proyectos que su estudio ha desarrollado para recuperar el litoral en ciudades de Italia, en Calvià (Mallorca) y, el más conocido, en Valencia.

El Encuentro Internacional de Arquitectos y Urbanistas, organizado por el Foro Jávea de Vecindad y Casa Mediterráneo (que tiene en Xàbia una de sus subsedes), ha reunido a decenas de expertos procedentes de diversos países del Mediterráneo que, en términos generales, han abogado por un urbanismo sostenible y respetuoso con el territorio. Los profesionales han coincidido estos días en la necesidad "de aprender de los errores en el urbanismo que se ha llevado a cabo en el norte del Mediterráneo en las últimas décadas para no repetirlo en los países emergentes del sur".

Sobre los abusos cometidos en los países desarrollados, los participantes han abogado por pensar en "decrecer de forma sostenible", mientras que en el caso de los países del sur, donde se están desarrollando múltiples proyectos de carácter público y privado, se ha de apostar por un urbanismo sostenible y respetuoso también con costumbres y tradiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 2009