Reportaje:

El padre de todos los submarinos

Dos exposiciones recuerdan a Monturiol y su sumergible legado

"Ha llegado la hora de recorrer los abismos del mar, estos desiertos cubiertos de tinieblas eternas que hieren la imaginación del hombre con terrores supremos; ya es hora de que la razón triunfe sobre el miedo y se libre a la ciencia esta parte de la Tierra hasta ahora ignorada". No es, aunque lo parezca, la opinión del vehemente Capitán Nemo, sino la de Narcís Monturiol (1819-1885), el inventor del pionero submarino Ictíneo y al que se recuerda ahora en una exposición en el Museo Marítimo de Barcelona como uno de los padres de los sumergibles: desde los de manubrio, que a duras penas, ¡ay Dios!, emergían, hasta los grandes colosos nucleares de la clase Ohio y los atrevidos batiscafos, pasando por los U-boot nazis. "Sentó las bases de la navegación subacuática", establece el comisario, Joan A. Forés, que recalca que Monturiol inventó el fundamental concepto de doble casco (ocho años después, Julio Verne lo usó en el Nautilus).

La exhibición, que sigue el anhelo de profundidades y la historia de los submarinos, incluye planos, maquetas, dibujos, imágenes de la película de Bellmunt de 1993, un audio de la voz del propio Monturiol, un traje de buzo que parece sacado de las viñetas de Rackman el Rojo y ¡dos sumergibles de verdad! Es cierto que son pequeñitos -también lo era el minisub del Seaviw, ya que estamos, y qué partido le sacaba Kowalski-, pero en ellos cabe toda la maravilla (y la claustrofobia) de la aventura submarina. Ambos son civiles y están pintados de amarillo y no de gris como los escualos militares. Sólo por verlos ya vale la pena la visita. Se trata del suizo E2 Tanit, botado en 1986, una especie de minúsculo platillo que, se informa uno con horror, puede llevar a su tripulante, en solitario (no cabes más que tú y tu miedo) hasta 260 metros de profundidad, y el francés Globule (1974), que permite bajar a 300 metros, acompañado, que da menos grima. Uno de los grandes atractivos de la exposición es un tercer sumergible, el futuro Ictíneo 3, un submarino científico de nueva generación, "el sumergible catalán" del siglo XXI, que se construye en el mismo museo de las Atarazanas y que se quiere heredero, con todos los adelantos, del espíritu de los otros dos de mismo nombre, los construidos en su día por Monturiol. La exhibición documenta pormenorizadamente el proceso de construcción del navío, que ha de acabar el año que viene, y sus retos (entre otros, el de la financiación).

Inmersión! Monturiol y la conquista del fondo del mar (hasta el 30 de mayo de 2010) es la mitad de una doble exhibición en torno al inventor, destinada a difundir su figura y sus aportaciones a la historia de la navegación submarina con motivo del 150º aniversario de la botadura del primer Ictíneo en el puerto de Barcelona, en 1859. Si la exposición barcelonesa se centra en la historia del sumergible y la fascinación de las profundidades marinas, la parte más biográfica del personaje y sus aspectos sociales y políticos se presenta en el Museo del Empordà, en Figueres (donde nació), con Monturiol, una voz entre utopía y realidad. Ambas exposiciones han sido organizadas por los dos museos y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC). Con respecto a la conciencia social del progresista Monturiol, baste recordar que su idea de inventar un submarino arranca dcl deseo de aligerar el duro y peligroso trabajo de los pescadores de coral que había observado en Cadaqués y el cabo de Creus.

El sumergible de Monturiol -como luego el de Isaac Peral- fue desdeñado por el Gobierno español. "Si España hubiera tenido submarinos en el 98", reflexiona Forés, "es muy posible que no se hubiera perdido Cuba".

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS