Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estepona reclama auxilio para su drama económico

Sin apenas ingresos y una deuda de 160 millones, necesita 12 urgentemente

David Valadez, el alcalde de Estepona (PSOE), viajó el viernes a Sevilla en su coche oficial, pero tuvo que pagar la gasolina de su propio bolsillo porque la estación de servicio que abastece al Ayuntamiento se ha plantado porque la deuda supera ya los 30.000 euros. Ese mismo día, el Consistorio pagó 6.000 euros a la empresa que surte material a los colegios, por lo que ya no será necesario pedir gel o papel higiénico a los padres. Y el día anterior, un acuerdo de última hora con Telefónica para fraccionar una factura de 345.000 euros evitó el corte de las líneas. Así están las cosas en Estepona.

"La situación es dramática", afirma Valadez, y explica: "Todos los ayuntamientos están mal, pero este es un caso excepcional porque la situación de crisis económica se suma al deterioro por la malversación continuada en el caso Astapa y la peculiar situación política". El gobierno municipal que encabeza Valadez es minoritario, y la suma de votos de la oposición ha forzado a acuerdos que suponen una merma de ingresos, como la supresión de ciertas tasas para o la negativa a suscribir un préstamo del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

"En Estepona se dan muchas excepcionalidades que deben ser tenidas en cuenta", insiste Valadez para reclamar a las administraciones un plan especial de ayuda económica similar al que tuvo Marbella tras la operación Malaya. La deuda municipal total está estimada en 160 millones de euros.

El alcalde viajó el viernes a Sevilla para gestionar nuevos ingresos con la Junta. La Consejería de Gobernación ya concedió en verano una ayuda de 500.000 euros para gasto corriente al Consistorio, de los que quedan por entregar 125.000. Es una cantidad insignificante. Pero la Administración autonómica dice que poco margen más tiene en los cauces ordinarios.

Valadez alega en favor de Estepona que incluso en esta situación dramática está cumpliendo sus compromisos, como por ejemplo los planes de pago a Seguridad Social y Hacienda, algo esencial para poder recibir los fondos que el Gobierno destina a las corporaciones locales. El Plan Zapatero por ejemplo ha dejado 12 millones en obras en el municipio.

El Ayuntamiento de Estepona tiene como objetivo mínimo indispensable pagar a sus trabajadores y mantener en funcionamiento los servicios fundamentales. Pero sólo para pagar las nóminas necesita más de 12 millones de euros antes de final de año, los que suman los salarios de noviembre, diciembre y la extra de Navidad. Una cantidad "imposible", según la concejal de Hacienda, Francisca Bernal.

El Ayuntamiento de Estepona cuenta con una plantilla de 550 trabajadores, a las que se suman otros 750 de las empresas municipales. Una nómina muy inflada que según Valadez es "irrenunciable aligerar", aunque en unos plazos que no la hagan traumática. Los propios trabajadores municipales se suman a la reivindicación de "un necesario apoyo financiero y ayuda de otras administraciones públicas ante una situación de emergencia para el normal funcionamiento de la administración local", según la presidenta del comité de empresa, Estela Ruiz de Luna.

La nómina de octubre se pagó con retraso, gracias a fondos procedentes de convenios urbanísticos de gestión, que según el alcalde si se puede utilizar y de hecho cuentan con informes favorables de tesorería e intervención. No así los 20 millones depositados por promotores por convenios de planeamiento, de los que según la ley no podrá disponer el consistorio hasta que no se aprueben definitivamente. Y Valadez insiste en que por desesperada que sea la situación, no se va a saltar la ley.

Entre los acreedores, hay empresas como Endesa (70.000 euros) que se conforman con un documento de reconocimiento de deuda. Pero el problema, según Bernal, es que al estar agotado el presupuesto de 2009, no hay base para poderlos expedir.

El alcalde 'mileurista'

David Valadez cobró en octubre un sueldo de 905,70 euros, muy lejos de lo de cualquier alcalde de un municipio con 60.000 habitantes. Es una de las singularidades más de Estepona, donde la oposición ha impuesto una sustancial rebaja de los sueldos de los miembros del equipo de Gobierno. "Soy un alcalde mileurista", ironiza.

Pero no es el único caso. La suma de votos del PP, de ediles expulsados del PSOE por su imputación en el caso Astapa y de otros dos del Partido Estepona que mantuvieron su acta pese a haber permanecido varios meses en prisión, ha propiciado acuerdos de pleno muy controvertidos porque ahondan en la asfixia económica del municipio, como la supresión para 2010 de las tasas de alcantarillado, basuras y licencias de apertura. La oposición rechazó también la firma de una operación con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) con la que el consistorio hubiera obtenido 38 millones de euros para el pago a proveedores.

El equipo de Gobierno tiene puesto un recurso de reposición contra dichos acuerdos plenarios y confía en recuperar estos ingresos tan necesarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de noviembre de 2009

Más información