Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mueble convierte la 'amenaza' de Ikea en Alicante en virtud

"Tenemos que hacer de la amenaza una oportunidad", aseveró ayer Victor García, presidente de la Federación de Comerciantes de Muebles de la Comunidad Valenciana. El comentario del empresario resume el cambio de actitud del sector del mueble de suavizar su inicial rechazo frontal a la apertura de una tienda de Ikea en Alicante a cambio de contrapartidas. La primera de ellas es el compromiso del Ayuntamiento de encargar un estudio de mercado sobre el impacto de la tienda.

La tienda se ubicará en el Plan Rabassa (en la periferia norte de Alicante), el complejo ocupará 131.0000 metros cuadrados, de los cuales 60.000 serán un centro comercial. La inversión global será de 250 millones de euros y se generarán 2.000 empleos directos y otros tantos indirectos. Laval precisó que la intención de Ikea es abrir sus puertas en Alicante en 2012 y que en su primer año podría alcanzar los 15 millones de visitas, el 35% foráneas.

El Ayuntamiento hará un estudio de mercado sobre el impacto de la tienda

Las repercusiones del desembarco de la multinacional sueca en Alicante fueron objeto de una reunión de la impulsora del proyecto, la alcaldesa, Sonia Castedo, del PP, y el concejal de Comercio, José Antonio Sobrino, con los empresarios y comerciantes del mueble, locales y de la Comunidad Valenciana.

Al término del encuentro, los empresarios del mueble insistieron en que la tienda de Ikea acarreará "más perjuicios que beneficios, sobre todo en el apartado de la destrucción de puestos de trabajo", puntualizó Víctor Sánchez, presidente de la Asociación de Comerciantes del Muebles y Afines de Alicante. El dirigente de este colectivo precisó que la oposición a la llegada de Ikea no es sólo por la tienda en sí, sino por el macrocentro comercial que se levantará a su alrededor. "El volumen comercial del futuro centro provocaría un traslado de la clientela a esta zona de la ciudad, dejando el resto desierto", explicó.

Los empresarios del mueble trasladaron a la alcaldesa el protocolo alcanzado con el Ayuntamiento de Paterna, municipio donde también Ikea abrirá una tienda. "No pretendemos que ese documento se traslade al caso de Alicante. Se trata de establecer unas condiciones que no perjudiquen al sector, que se nos tenga en cuenta a través de una posible alianza estratégica con Ikea", señaló Vicente Folgado, presidente de la Federación Empresarial de la Madera y Mueble de la Comunidad Valenciana.

El Ayuntamiento insistió en que tendrá en cuenta la opinión de los colectivos afectados antes de tomar una decisión. "Ikea está en el mismo sitio que antes, ni más cerca ni más lejos de Alicante", dijo el concejal Sobrino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 2009