Reportaje:Camino a Suráfrica 2010

Llorente, con España donde sea

El internacional del Athletic, que firmó a favor de las tesis de Batasuna sobre la selección vasca, estaría ahora "encantado" de jugar con La Roja en San Mamés

La resolución del Parlamento vasco de proponer a la Federación Española de Fútbol y a la Vuelta Ciclista a España que la selección de fútbol vuelva a jugar en Euskadi (algo que no ocurre desde 1967) y que la ronda ciclista regrese a las carreteras vascas (la última vez fue en 1978) ha generado una imagen borrosa en los ámbitos políticos y deportivos vascos.

Algunos han optado por asumir la evidencia. Fernando Llorente, jugador internacional del Athletic, aseguró ayer que "no le importaría" jugar con España en San Mamés. "Desde luego que no. Yo estoy encantado de jugar con la selección cuando me llaman y me da igual el campo, la verdad", afirmó el delantero, nacido en Pamplona, pero vecino de la localidad riojana de Rincón de Soto.

"El fútbol es deporte y el deporte une mucho", afirma Del Bosque
Etxeberria dice no tener opinión y que el asunto es para los políticos

Más información

Para evitar razonamientos más profundos, el futbolista salió por la calle de en medio: "En ese tema no me meto. Simplemente, juego donde me llaman y, si me llamaran aquí, pues... también, fenomenal", añadió.

Llorente vivió una situación estrambótica hace un año cuando firmó el manifiesto rubricado por todos los jugadores del Athletic en contra de jugar con la selección vasca bajo el nombre de "selección de Euskadi" y apelando al de "selección de Euskal Herria", más acorde con el diccionario de Batasuna. Al día siguiente, sin embargo, posó orgulloso con la camisola de España cuando Vicente del Bosque le convocó para el partido amistoso frente a Chile. Ahora espera regresar a las convocatorias de La Roja para participar en el Mundial de Suráfrica 2010.

Otros jugadores, como Joseba Etxeberria, en el ocaso de su carrera (se retirará el próximo 30 de junio), han preferido sobrevolar el asunto a pesar de sus 53 internacionalidades con España. Etxeberria considera que este asunto es algo sobre el que los políticos tendrán que decidir" y "ya se verá" cómo lo hacen. Por lo demás, no tiene "ningún comentario al respecto".

Etxeberria, como capitán, fue quien llevó al vestuario el manifiesto a favor de la selección de Euskal Herria frente a la de Euskadi que firmaron todos sus compañeros y que acabó frustrando el tradicional partido de Navidad por un asunto semanántico-político que se trata de recuperar.

Curiosamente, Llorente aseguró que "no tiene ni idea" de cómo están las negociaciones (las lleva su capitán) con la federación vasca para recuperar esa cita internacional de la selección local.

El crucigrama político es irresoluble. Las paginas webs más irreductibles se han movilizado para evitar la presencia de España en ambos acontecimientos aunque días antes lamentasen la poca presencia de jugadores vascos en la selección española y se congratularan con la convocatoria de Xabi Alonso en la misma medida que criticaban la ausencia de Llorente, sobrepasado por Negredo, o festejasen la presencia de Iraola en los planes de Del Bosque.

El seleccionador español afirmó ayer en Viena que la selección española estaría encantada de jugar en el País Vasco. "Estaríamos encantados de jugar en todo el territorio español. No puedo decir otra cosa", zanjó. El técnico salmantino opinó que "el fútbol es deporte y el deporte, y el fútbol en particular, une mucho".

La Roja jugó por última vez en Euskadi, en Bilbao, en 1967. Fue contra Turquía, a la que venció por 2-0 con goles de los madridistas Grosso y Gento.

Por su parte, la Vuelta Ciclista a España circuló por última vez por Euskadi en 1978.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de noviembre de 2009.