Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo carga contra el PP valenciano por boicotear el escaño de Pajín

Las relaciones entre el Senado y las Cortes valencianas se están tensando hasta niveles desconocidos entre instituciones por el boicoteo del PP al nombramiento de la socialista Leire Pajín como senadora. El presidente de la Cámara alta, Javier Rojo, envió ayer una tercera carta a Milagrosa Martínez, presidenta del Parlamento valenciano, en la que expresa su "alarma" en términos durísimos, muy raros en relaciones de alto rango institucional.

El martes, el portavoz del PP valenciano, Rafael Blasco (expulsado del Gobierno del ex presidente socialista Joan Lerma por corrupción y rescatado después por el PP), se permitió anunciar, como si fuera cosa de su partido, que hasta febrero no se nombrará a Pajín. Rojo expresa por escrito su "estupor" y añade que su respeto institucional hacia las Cortes y su presidenta "queda en entredicho" con este anuncio.

Rojo denuncia que el asunto está bloqueado "por una decisión unilateral" del PP, a pesar de que este partido basa su actitud en una excusa formal. "Apelo a su responsabilidad para que los principios de lealtad y celeridad en los actos, neutralidad e imparcialidad, presidan nuestras actuaciones", le dice a Martínez en la carta. Ningún partido, en ninguna autonomía, en 30 años, había cuestionado una designación de un senador.

El escaño valenciano está vacío desde el 15 de mayo. El PSOE valenciano ha recurrido el boicoteo ante el Constitucional y ha revelado que se trata de una represalia por preguntar sobre la corrupción del PP. El pasado 21 de octubre, el PSOE perdió una votación en el Senado por un solo voto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 2009