Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Talentos

Las brujas también pintan

La dibujante y cantautora canadiense Geneviève Castrée llega a Europa

Ou es una brujita arisca y conflictiva, que lleva chanclas y sombrero puntiagudo y se desplaza a caballo de una escoba. Ou es también uno de los álter ego gráficos de Geneviève Castrée (Quebec, 1981), una joven artista que dibuja cómics y compone e interpreta canciones que, según sus propias palabras, son versiones audio de sus dibujos. "Me gusta comunicar por medio de los detalles. El cómic es una forma fantástica de expresarse y mi música más que describir imágenes, plasma sensaciones. Juntos, dibujos y canciones, funcionan como una especie de película, cien veces más primitiva y mucho más barata", explica Castrée, en Turín (Italia), durante la inauguración de Laisse Faire, su primera exposición individual europea, organizada en el marco de Artissima 16, la principal feria de arte contemporáneo italiana dedicada a la creación emergente.

"Los problemas de Ou son los míos, aunque yo he dejado la comida basura"

Castrée ha sido una de las artistas revelación de esta feria, que ha contado con una destacada participación española: cuatro galerías (Nogueras y Blanchard y ProjectSD, de Barcelona; Parra & Romero, de Madrid; y Maribel López, de Madrid-Berlín), un proyecto especial de Santiago Sierra y una selección de vídeos de Dora García, comisariada por Agustín Pérez Rubio, director del MUSAC de León.

En las salas barrocas del Palacio Birago, Castrée (www.genevievecastree.com) ha reunido una selección de sus trabajos más significativos de los últimos dos años, acuarelas y dibujos en blanco y negro, realizados con tinta china, que plasman un mundo hecho de metáforas y poesía, sutil y delicado y a la vez irónico y casi cruel. Sus historias hablan de chiquillas geniales, pero torpes y cohibidas, y de su dificultad para adaptarse al mundo que las rodea. "Para un franco-canadiense, Laisse Faire, el título de la muestra, indica impaciencia e intolerancia. Es una expresión perfecta para alguien que no trabaja a gusto con los demás. Quiero hacerlo todo sola. Sé que es un defecto... mío y de muchos de mis personajes. Por ello a menudo se les nota frustrados, desconfiados e incluso amargados", confiesa la artista, que en la inauguración de la exposición, ofreció un recital de canciones como banda sonora de las novelas gráficas.

Castrée, que empezó con el seudónimo de Woelv y ahora ha adoptado el nombre de Ô Paon (www.opaon.ca), canta en francés con un curioso acento canadiense. Su voz, cálida, densa y sensual, resulta perfecta por sus historias autobiográficas de miedos y frustraciones, pero también ilusión y deseos. "Los problemas de Ou para relacionarse reflejan mi propia dificultad, pero yo no estoy tan sola como ella y ya no me alimento de comida basura", dice Castrée, que ha publicado sus cómics en Canadá, Francia, Reino Unido, Eslovenia, Suecia e Islandia, y espera poderlos traducir pronto al castellano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de noviembre de 2009