Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El 'no' más peregrino

Eva Castro, ocho veces campeona de España de bicicleta de montaña, estudia retirarse ante la negativa del Xacobeo a patrocinar su maillot

A Bélgica, Eslovenia, Austria, California o Canadá acude una bicicleta gallega pilotada por una ciclista tan audaz como desprovista de medios económicos. Eva Castro vive días de hiel y miel. Tras años de pelea para conseguir una pista donde poder entrenarse, se encuentra que cuando su sueño se hace realidad igual tiene que abandonar la práctica de su deporte, el Four Cross, una modalidad de bicicleta de montaña en la que se ha proclamado ocho veces campeona de España. Gracias a ella logró el bronce en un campeonato de Europa y se codea con las mejores en la Copa del Mundo.

Durante los últimos años ha competido contra profesionales cuyo mundo gira en torno a la competición, mientras ella dedicaba media jornada laboral a su trabajo en una tienda de bicicletas en A Coruña y la otra media a un entrenamiento en precarias condiciones. Ahora, en unas instalaciones en Culleredo propiedad de la Xunta, ya tiene la pista que tanto ansió y que ella misma diseñó, pero lo que por un lado le dan por otro se lo pueden quitar: hace 15 días acudió a la sociedad gestora del Xacobeo para renovar el patrocinio que le prestaron los últimos tres años.

"Lo que no esperaba era perder el patrocinio en el Año Santo"

El Four Cross reunió hace dos años a 15.000 seguidores en Vigo

"Sería bonito crear una escuela a partir de la nueva pista de Culleredo"

Esta era la rutina habitual para hacer este trámite, pero le dijeron que tenía que ir a otra ventanilla, a la de la Secretaría Xeral para o Deporte.

Castro confía en obtener una respuesta positiva de sus nuevos interlocutores, con los que apenas ha tenido trato. Rezuma, con todo, un punto de desesperanza. "Me han dicho que lo van a estudiar, pero hace ya tres semanas, y yo necesito cerrar un presupuesto para ir preparando la temporada. Hablé con un técnico de la Fundación Deporte Galego y me dijo que no me garantizaba nada porque no había dinero", explica. A veces las negativas son un tanto peregrinas, sobre todo las del Xacobeo. "Allí me aseguraron que no iban a seguir patrocinando deportistas ni eventos deportivos", apostilla Castro.

A la postre se trata de 12.000 euros anuales. Es la cantidad que precisa Eva Castro para trocar la mueca de desilusión que luce estos días, empezar a negociar otras partidas presupuestarias y pensar que es posible cumplir un programa de competiciones que la llevaría a cumplir el calendario de la Copa del Mundo y repetir experiencia en la Sea Otter Classic de California, la meca del Four Cross yanqui, en la que en abril pasado venció en una de las mangas y se fue al suelo en otra cuando iba en cabeza.

"Lo que menos me esperaba era perder el patrocinio del Xacobeo justo en el Año Santo. Como muy tarde necesito una solución a mediados de diciembre porque además ahora puedo salir a rodar, pero no a sufrir. Tengo que tener un objetivo para poder sacrificarme como lo he hecho hasta ahora", lamenta.

Sería un abrupto final para una ilusión que nació hace 14 años con el boom de la bicicleta de montaña. Entonces su deporte era el atletismo. Comenzó a dar pedales como una afición de fin de semana, pero pronto vio que allí podía estar su vida. Hizo fondo campo a través, la modalidad que llevó al podio olímpico a José Antonio Hermida o a Marga Fullana, probó en descenso, pero le cautivó el Four Cross, una explosiva especialidad en las que se compite en tandas eliminatorias de cuatro ciclistas que tienen que desafiar obstáculos y rampas en poco menos de un minuto. "No conozco a nadie que haya visto una competición de Four Cross y se aburriera", espeta Castro.

Hace dos años 15.000 personas se juntaron en el monte de Coruxo de Vigo para presenciar una prueba de la Copa del Mundo. No se ha vuelto a repetir la experiencia, pero el circuito en Culleredo y el efecto emulación respecto a Eva Castro son bases para generar una cantera. "Sería bonito crear una escuela a partir de la nueva pista y preparar la Copa del Mundo en condiciones", se ilusiona al fin.

Este mes el secretario general para el Deporte, José Ramón Lete, estará en Culleredo (A Coruña) para inaugurar la pista que desde algunos foros propugnan que lleve el nombre de Eva Castro. Igual sería un buen momento para buscar juntos una solución.

"No pido nada para vivir del cuento, sólo para seguir compitiendo y llevar en el maillot la publicidad de un patrocinador. Una ayuda que en la Administración puede parecer mísera para mí significa correr o quedarme en casa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de noviembre de 2009