Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vázquez apadrina el desembarco en el PSdeG del ministro Francisco Caamaño

Moreda vence a Lage como secretario de A Coruña con el 68,6% de los votos

El presidente de la Diputación de A Coruña, Salvador Fernández Moreda, dirigirá el PSdeG en la provincia tras imponerse ayer, con el 68,6% de los votos, en el congreso, el único en Galicia en el que el partido acudió con más de un candidato. El más veterano de los socialistas gallegos, con una carrera política fraguada al lado del ex alcalde Francisco Vázquez, vuelve a la primera línea de su partido con el reto de las elecciones municipales de 2011 en una provincia clave para los socialistas gallegos, por ser donde tienen más peso público y votos. Moreda llevó hasta sus últimas consecuencias su negativa a consensuar la entrada en la nueva ejecutiva con su rival, el diputado autonómico José Manuel Lage, pese a que obtuvo el respaldo de más de un tercio de la militancia.

La novedad del cónclave fue la foto final con el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, y el secretario general del PSdeG, Manuel Vázquez, compartiendo el protagonismo para clausurar un congreso convertido en la primera batalla interna de los socialistas desde su salida de la Xunta.

A diferencia de los congresos de Lugo y Pontevedra, no acudió ayer a A Coruña el vicesecretario general del PSOE y ministro José Blanco. Su ausencia dio más protagonismo a Caamaño. Natural de Cee y sin ninguna responsabilidad orgánica hasta ahora, el ministro de Justicia aceptó presidir la Ejecutiva provincial de A Coruña que dirigirá Moreda. En las demás provincias, donde reina una aparente paz interna, no está previsto utilizar esa figura de presidente en la nueva estructura de organización que estrena el PSdeG. No obstante, la de Caamaño será una presidencia provincial sin responsabilidad ejecutiva.

La división con la que llegaron ayer a esta cita los socialistas coruñeses, generalizada en todas las comarcas de la provincia, se consumó hasta el final, al negarse Moreda a aceptar "la mano tendida" que su contrincante le reiteró minutos antes de la votación. Arropado por el portavoz de los socialistas gallegos en el Parlamento, Xaquín Fernández Leiceaga, y la número tres de la Ejecutiva del PSdeG, Mar Barcón, la candidatura de Lage apela a la renovación y a la cercanía a las bases. Obtuvo 49 votos, el 31,4% de los emitidos. Aunque aseguró que "no hay adversarios" en las filas socialistas, Moreda, tras su proclamación, se limitó a agradecer a sus rivales su trabajo y pedirles, junto a los militantes que los votaron, "una colaboración leal" con la nueva Ejecutiva, configurada por personas próximas al presidente de la Diputación e incluso desconocidas para gran parte de la militancia. Un joven militante de 29 años, asesor de Moreda en el ente provincial y procedente de la Fundación Iniciativas 21, Emilio Vázquez, fue aupado a número tres del partido en A Coruña, al asumir la Secretaría de Organización. La edil de Boiro Natalia Laíño es la segunda, como vicesecretaria general.

Cinco alcaldes, entre ellos el de Culleredo, Julio Sacristán, que se encargará de la política municipal en la provincia, así como el secretario general de la Fegamp, Eduardo Ramonde, integran otras secretarías de la nueva dirección coruñesa, votada aparte, que elevó su respaldo al 71,7% de los votos. Dos diputados afines a Moreda ocuparán puestos claves como son Marisol Soneira y José Luis Méndez Romeu.

"No soy tapón de nadie, ni estoy aquí para hacer carrera política", insistió Moreda, quien pidió a todos los miembros de la ejecutiva que dimitan de cualquier otra responsabilidad en el partido para dedicarse sólo a la provincia y preparar las municipales de 2011. Sin una palabra para los que no le votaron, el veterano dirigente prefirió cerrar el cónclave expresando sus deseos de que el PSdeG recupere sus "símbolos de identidad".

Fue Caamaño quien se encargó de llamar a la unidad del partido y, tras defender el derecho de cualquiera a presentarse, pidió que los socialistas coruñeses, "cerrado el debate", vuelvan a ser "uno sólo". "Gracias compañero Lage por dar esta batalla democrática", ahondó Manuel Vázquez, y animó a los derrotados de ayer a no perder la ilusión. "Yo soy un perdedor crónico de congresos y gané el último porque era el único candidato", bromeó. El secretario general del PSdeG añadió una recomendación: "Si estamos todos juntos, somos una fuerza imparable", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de noviembre de 2009