Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltar, a la Xunta: "Fíjennos prioridades para que no podamos caciquear"

La oposición recrimina al presidente orensano su elevado gasto en nóminas

El tedio que preside por lo general la comisión de Presupuestos del Parlamento desapareció ayer durante largos minutos, los que dedicó a explicar sus cuentas el presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar. Arrancó la exposición de su gestión con un "hoy me toca presumir", prometió permanecer en el cargo muchos años y hasta tuvo tiempo de reprender a un diputado del PP por sus excesivos halagos. "No era necesaria tanta defensa", le dijo a Antonio Rodríguez Miranda entre las carcajadas de los diputados. En medio, Baltar, considerado por la oposición el paradigma del caciquismo, el que gasta la mitad de su presupuesto en personal y no duda en contratar a 269 personas en plena campaña electoral, le pidió a la Xunta que defina el papel de la Diputación. "Para que no podamos caciquear".

"Es posible que nos excedamos" con las subvenciones discrecionales

Como los presidentes de las diputaciones de Pontevedra y A Coruña, que también comparecieron ayer, Baltar reclamó al Parlamento que estudie reformas legislativas que permitan "conocer" el papel de las diputaciones. "Las diputaciones somos lo que quiera el Parlamento que seamos, y ninguna ley en este sentido la vamos a impugnar", garantizó. Reclamó en concreto que "se marque el dinero" para los ayuntamientos, y añadió una inquietante reivindicación: "Fíjennos las prioridades para que no podamos caciquear".

El organismo provincial que preside Baltar dispondrá en 2010 de un 10% menos que el presente año, en los que gastó 86,5 millones de euros, procedentes en su mayor parte de la Participación en los Ingresos del Estado (PIE). De esa cantidad, la mitad se cuela por los capítulos de gasto de personal; un 35%, en pagar los sueldos de su larguísima plantilla. Sus presupuestos son, para el BNG, "el mejor alegato que se puede hacer en favor de la desaparición de las diputaciones". "No discuto la utilidad para su partido de toda esta maquinaria, pero sí para la sociedad", le recriminó el nacionalista Alfredo Suárez Canal. Por el PSdeG, Pablo López Vidal comparó el gasto de personal con el menor que se dedica a inversiones y destacó la deuda de 67 millones que acumula la institución que preside Baltar.

En su turno de réplica, el veterano dirigente del PP explicó que acudía al Parlamento "para ayudar". "Pero no para que me digan qué hago o qué no hago". A Suárez Canal le recriminó sus ganas de perderle de vista, pero le recomendó paciencia: "Al presidente le tocará desaparecer cuando los ciudadanos lo digan, no cuando usted quiera". Pero sí admitió Baltar uno de los reproches que le hizo el diputado del BNG: el exceso de subvenciones nominativas. "Debe de ser el político del Estado que distribuye más recursos en subvenciones nominativas que no sabemos adónde van", le acusó. Baltar contestó: "¿Que nos excedemos en subvenciones nominativas? Puede ser, pero todas están publicadas".

En la misma comisión, PSdeG y BNG acusaron al presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, de disponer de 14 millones de los 70 de que consta su plan de inversiones para gastar "a su antojo". "Usted puede hacer con ese dinero lo que quiera y cuando quiera; es intolerable", lamentó el socialista Modesto Pose. "¿Para qué ese 20% del plan de inversiones que el presidente se reserva para su reparto?", se preguntó la nacionalista Carme Adán. Louzán respondió con un ataque. El ex conselleiro de Medio Ambiente y líder del PSdeG, Manuel Vázquez, "repartía el 100% de su presupuesto a su libre albedrío".

Pose y Adán criticaron el "trato de favor" de Louzán a los gobiernos con tránsfugas. La diputada le pidió explicaciones por la subvención de 50.000 euros a Galicia Bilingüe para organizar unas jornadas. "Tienen una obcecación con este asunto, deberían superar ese trauma", le recomendó Louzán. "Todas las asociaciones y plataformas, como las que a ustedes tanto les gustaban, tienen derecho a colaborar. Y Galicia Bilingüe no es un colectivo marginal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 2009