Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inmigrantes llegan a Jaén pese a las campañas disuasorias

Todas las plazas del centro de transeúntes de la capital ya están ocupadas

La crisis y el hambre no entienden de las campaña disuasorias. Quizá por eso, en torno a un centenar de inmigrantes deambulan ya por la provincia de Jaén en busca de un trabajo en la campaña de la aceituna, que no se inicia hasta dentro de un mes y en la que no se requiere mano de obra foránea. De nada han servido, pues, las campañas del Gobierno andaluz, con el apoyo de las ONG y las organizaciones agrarias, para informar a los inmigrantes de que no hay trabajo en los olivares de Jaén porque las necesidades están cubiertas con los parados locales.

Los inmigrantes han adelantado incluso su llegada con respecto a otros años, y la consecuencia más inmediata ha sido que han colapsado el centro de transeúntes de la capital jiennense, con 45 plazas, porque los 20 albergues de temporeros de la provincia permanecen aún cerrados. El Foro Provincial de la Inmigración abordará hoy la situación.

Las organizaciones humanitarias han pedido la urgente apertura de los albergues para temporeros de la provincia, con capacidad para 800 plazas, pues de lo contrario advierten que serán muchos los que se vean obligados a dormir en la calle. La portavoz del Foro Social de Jaén, Maru Megina, advirtió ayer de que el número de inmigrantes que llegarán "va a ser muy superior al de años anteriores". Y añadió: "Son personas que se han visto especialmente afectadas por la crisis y que si antes les resultaba difícil sobrevivir de campaña en campaña, este problema es cada vez mayor para ellos. Hablamos de supervivencia".

Los albergues para temporeros no suelen abrir hasta mediados de noviembre y, en todo caso, su función es la de servir de tránsito para los que buscan un trabajo en la aceituna. De hecho, su estancia máxima se ha acortado este año de cinco a tres días. Además, el subdelegado del Gobierno en Jaén, Fernando Calahorro, indicó que este año se va a extremar el control de los inmigrantes que carezcan de permiso de trabajo y de residencia.

Sólo en Jaén, la campaña de la aceituna moviliza a unos 100.000 trabajadores. Sin embargo, a los 65.000 inscritos en el Régimen Agrario de la Seguridad Social hay que añadir este año los más de 52.000 parados de la provincia, lo que ha llevado a las instituciones a pedir que no vengan trabajadores foráneos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de noviembre de 2009