Reportaje:

La Guerra Civil se entiende en tetun

'A lingua das bolboretas' será libro de lectura en los colegios de Timor Oriental

Kukulai sira-nia nanál leerán los niños de Timor Oriental el próximo año. Aunque suene exótico, no es más que la traducción a lengua tetun -propia y co-oficial con el portugués en el país asiático- de uno de los relatos más conocidos de uno de los autores gallegos más reconocidos. A lingua das bolboretas, de Manuel Rivas, formará parte de un libro de texto para los niños y se empleará también en las campañas de alfabetización de adultos. Es la primera vez que la obra de un autor español forma parte del currículo escolar de un país asiático y, aunque parezca extraño, se incluye por proximidad en sus historias.

En 1975, cuando en España vivía el ocaso de la dictadura de Franco, en Timor Oriental comenzaba la invasión de Indonesia. El gallego, junto con el euskera y el catalán, iniciaba un proceso de normalización y normativización, mientras que en el país asiático se perseguía y detenía a quien hablase en portugués, porque eran sospechosos de estar colaborando con la resistencia. La situación del idioma durante la dictadura española y la invasión indonesia en Timor permite a niños y mayores de ese país asiático identificarse con el relato de Rivas. "Identifican el miedo, la cobardía humana durante esa época, el papel de algunos maestros como defensores de un idioma que los llevó a ser represaliados, torturados y muertos", explica Luis Gárate, uno de los responsables del proyecto Bolboreta, que repartirá, en colaboración con el ministerio de Educación de Timor Oriental, 10.000 ejemplares por todo el país.

Durante la invasión indonesia del país, el portugués era un idioma perseguido
Niños y maestros encuentran similitudes entre su historia y la gallega

La tirada "se quedará corta" y necesitarían 50.000, vaticina Gárate porque, aunque las escuelas están bastante dotadas en infraestructuras, cojean en material didáctico, no tienen casi libros y los que hay "no se adecúan a la realidad" local. Tampoco convence el nivel de los maestros y así, hablando de los proyectos de educación en el país, surgió la idea de crear un manual de lectura en tetun, aunque después se abrió la puerta al portugués, que en los 24 años de invasión indonesia se perdió. Tanto, que Brasil y Portugal se vuelcan ahora en su recuperación. Los primeros contactos con A lingua das bolboretas de niños, adolescentes y profesores sorprendió, recuerda Gárate, porque encontraban muchos paralelismos, incluso más que los que vieron los impulsores del proyecto. Les impactó también la relación entre el maestro y el niño, sin violencia y con ternura, "muy distinta" del trato severo que se da en Timor Oriental.

Los ejemplares que vayan a las escuelas se acompañarán con una guía didáctica para explicar hechos históricos con los que los niños no han tenido contacto -como la Guerra de Marruecos, la II República, la Guerra Civil o la II Guerra Mundial- y otros más prácticos como qué es un microscopio, porque "ningún niño ni ningún maestro ha visto uno en su vida". Los profesores cubanos que se encargan de alfabetizar a adultos en zonas rurales -con uno de los mejores sistemas del mundo, según la UNESCO, el que se utilizó en América central- también usarán el texto de Rivas.

En las primeras páginas del libro tendrá protagonismo el presidente de la República de Timor y premio Nobel de la Paz, José Ramos Horta, que prologa el texto. Siempre que se cruza con un español, Ramos Horta le cuenta que él nació en Timor por culpa de la II República española. Su padre, oficial de la marina de guerra portuguesa, amotinó su barco al enterarse del alzamiento del 18 de julio para unirse a la defensa de la República española, pero la historia le salió mal y lo desterraron al país asiático. Esta vez, no cuenta la historia en el prólogo, aprovecha para hacer una defensa de la educación, más acorde con su cargo que las batallas.

Ahora, con la primera edición del libro lista y una segunda que se imprimirá en Timor, el proyecto Bolboreta, iniciativa de la Asociación Luso-Gallega de Antropología Aplicada (ALGA), busca fecha para comenzar la entrega de los manuales. La intención era que se iniciase a finales de verano, pero la primera traducción a tetun "fue un desastre, porque es una lengua muy difícil, sin normalizar" y todo el texto era muy literal. El segundo encargo de traducción se lo llevó directamente el rector de la universidad nacional, un filólogo considerado el mayor experto en el idioma. "Hizo una obra de arte", cree Gárate.

La idea es que el acto oficial, con presidente de la República incluido, se celebre a principios de año. Todo depende de la agenda de Manuel Rivas, porque los directores del proyecto están dispuestos a adaptar la fecha para que el autor esté presente en Timor Oriental.

Escuela en el distrito de Baguía, en Timor Oriental.
Escuela en el distrito de Baguía, en Timor Oriental.ALGA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS