Repsol montará en Euskadi su primera red de 'electrolineras'

La petrolera y el Gobierno se asocian para investigar

Repsol ha elegido el País Vasco, donde tiene la base principal de refino su filial Petronor, para estudiar e implantar con la colaboración del Gobierno vasco la primera red de recarga para coches eléctricos, que según sus cálculos podrá estar operativa a partir de 2011.

El presidente de la petrolera, Antoni Brufau, y el consejero de Industria, Bernabé Unda, firmaron ayer un convenio de colaboración sin dotación económica inicial, para, primero, estudiar las opciones tecnológicas de recarga eléctrica de vehículos, y después para implantar la que sería la primera red de electrolineras, las estaciones de recarga o sustitución de baterías para los coches eléctricos.

El convenio incluye la creación de una sociedad entre Repsol y el Ente Vasco de la Energía (EVE), dependiente del Gobierno, para desarrollar e implantar la nueva red. La sociedad tendrá capacidad para vender la tecnología que se desarrolle en Euskadi, con la potencialidad de formar parte de un grupo con una red comercial y de desarrollo mundial. "Estamos poniendo la primera piedra de un nuevo modelo de movilidad", dijo Unda.

"Estamos poniendo la primera piedra de la nueva movilidad", asegura Unda

"No renunciamos ni a nuestra responsabilidad ni a nuestra oportunidad", apuntó Brufau, tras explicar que la lógica y los estudios de mercado apuntan a un importante crecimiento de la cuota de mercado de los coches electricos. "Sabemos que en torno a 2030 una parte relevante del parque de vehículos, que podría oscilar entre el 30% y el 40%, se moverá con energía diferente de la procedente de combustibles fósiles", indicó. Unda consideró que hacia 2020 entre el 10% y el 12% de los coches que se vendan serán eléctricos.

El acto de la firma estuvo presidido por el lehendakari, Patxi López, quien quiso reforzar con su presencia la apuesta por la investigación y por las energías renovables de su Ejecutivo. "Con este convenio tenemos la capacidad para situar a Euskadi como referente mundial en el negocio y la tecnología de la recarga de los coches eléctricos", señaló.

El presidente de Repsol resaltó el hecho de que el convenio no incorpore compromisos económicos. "El convenio no tiene dotación económica, y eso me gusta. Lo que hacemos es poner en marcha un proyecto emblemático", explicó, además de prepararse para no perder "cuota de mercado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50