Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caballero advierte al PSdeG de su rechazo frontal a la fusión de las cajas

La estrategia sobre la operación provoca un tenso debate en el grupo socialista

Aunque el alcalde de Vigo no lo ha hecho público de forma oficial, en el PSdeG ya lo saben: Abel Caballero rechazará frontalmente una eventual fusión de las cajas de ahorro gallegas dirigida desde la Xunta. Caballero se ha encargado de anunciarlo en distintos órganos del partido y ante suficientes testigos, entre ellos el secretario general, Manuel Vázquez, para dar cuenta de su postura. Públicamente, mientras, el regidor socialista aboga por escuchar "a todos los agentes sociales" antes de pronunciarse, aunque sin ocultar su satisfacción con el modelo actual.

Caballero teme que la fusión de Caixanova y Caixa Galicia esconda una absorción de la primera por la segunda, con el consiguiente desplazamiento hacia el norte del control financiero resultante del nuevo modelo. Se trata de la misma opinión que expresó esta semana el sector empresarial de Vigo, a través del Círculo de Empresarios de Galicia, y que comparten otros organismos del sur como la Confederación de Empresarios de Pontevedra o la Cámara de Comercio de Vigo. Todos ellos alegan que la situación de Caixanova es lo suficientemente saneada para permitirse rechazar una unión con la caja del norte.

EL alcalde vigués advirtió que saldrá a la calle si Feijóo pilota la integración

Vázquez asume que el Banco de España no le dejará margen de maniobra

Para dar cuenta de su rechazo, Caballero vino a decir a los dirigentes de su partido que él sería el primero en salir a la calle si Feijóo pilota una fusión entre las dos cajas gallegas. Su actitud no dista demasiado de la que mantiene al respecto el alcalde de A Coruña, el también socialista Javier Losada, pero en el caso contrario. El regidor coruñés está a favor de la fusión siempre que no se mueva ni un euro de la ciudad. A Losada no le vale, por ejemplo, el modelo deslizado desde diversas instancias con el que A Coruña acogería la sede de la corporación financiera, Vigo la de la industrial y Santiago la obra social. Pero sí estaría a favor de una fusión de Caixa Galicia con otra caja foránea, siempre que el centro de control se mantenga en su ciudad.

La confrontación de intereses entre Losada y Caballero obligará al líder del PSdeG a mantener un complicado equilibrio. Tras pronunciarse a favor con matices de la fusión, Manuel Vázquez aboga ahora por aguardar a conocer la opinión del Banco de España, y dejar que sea el presidente, Alberto Núñez Feijóo, el que se queme con una decisión que amenaza con enfrentar al norte y al sur de Galicia. Pero no todo el PSdeG comparte esta visión, lo que provocó el pasado lunes en el grupo parlamentario un debate "largo y tenso" sobre el asunto, según reconocieron fuentes socialistas.

El debate lo abrieron dos parlamentarios afines al ex presidente Emilio Pérez Touriño -que no asistió a la reunión-, como son Ismael Rego y María José Caride. Su principal argumento consiste en que el PSdeG no puede mantenerse al margen de un asunto de tanta relevancia. Las posturas quedaron divididas entre los partidarios de la fusión, los que no la ven clara y, finalmente, una tercera vía de los que abogan por esperar a que el Banco de España mueva ficha. La reunión del grupo, a la que no asistió Manuel Vázquez, finalizó sin que se adoptara ninguna decisión firme.

A grandes rasgos, los partidarios de la fusión se corresponden con los diputados de las provincias de A Coruña y Lugo, mientras que los de Ourense y Pontevedra mantuvieron su recelo. No faltó quien interpretara la propuesta de debate formulada por Rego y Caride como una maniobra para incomodar a Vázquez, que es consciente de que el Banco de España no le dejará mucho margen de maniobra a nadie, incluido Feijóo.

La cautela de los diputados socialistas tiene en todo caso fecha de caducidad, ya que en el próximo pleno se debatirá una interpelación del BNG sobre las fusiones, y 15 días más tarde, una moción en la que el Grupo Parlamentario del PSdeG deberá pronunciarse con su voto. La desconfianza hacia la fusión de las dos cajas la comparte el vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco. Pero en el PSdeG existe un consenso más o menos amplio respecto a que la decisión final, más que del Gobierno, dependerá del Banco de España, cuyo presidente, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, no siempre ha defendido los intereses y opiniones del Ejecutivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de octubre de 2009