Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espinosa acepta capital privado para la depuradora viguesa

El conflicto de la depuradora de Vigo está aparentemente solucionado. Es lo que se desprende de las palabras de la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, que ayer aceptó la propuesta de la Xunta de transferir su parte de la financiación a la iniciativa privada. El modelo es semejante al del hospital de Vigo o a las autopistas financiadas con peaje en la sombra: el capital privado se hace cargo del presupuesto y la Xunta paga cuando la obra está concluida.

Espinosa explicó ayer en Santiago que cuando el ministerio invierta los 112 millones de euros que le corresponden, la empresa adjudicataria "empezaría a pagar". Una vez finalizada, la Xunta abonaría su parte "con los intereses correspondientes" a través de un canon. "Así,

puede ajustar el momento" del pago. La ministra recordó que la Xunta le reclamó financiar "cuando finalice la obra".

El abogado del Estado entregó ayer mismo un documento en el que se acepta la alternativa formulada por la Xunta, y que fue inmediatamente trasladado por la ministra al conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández.

Espinosa subrayó el "esfuerzo" realizado por su departamento para habilitar el modelo que propone la Xunta, aunque consideró que permitirá "cerrar uno de los temas más complejos desde el punto de vista financiero". La ministra culpó al Gobierno de Aznar de que la depuradora viguesa no fuese declarada de interés general del Estado en 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de octubre de 2009