Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall: "Si eres ex, eres adorable porque no tienes poder"

Millás entrevista al ex presidente catalán en 'El País Semanal'

Todo empezó hace dos años. Pasqual Maragall (Barcelona, 1941) revelaba que padecía alzhéimer durante una conferencia de prensa ofrecida el 20 de octubre de 2007. Acompañado de su mujer, Diana Garrigosa, también anunciaba que dedicaría todas sus fuerzas a combatir la enfermedad. "Hicimos los Juegos Olímpicos, hicimos aprobar y refrendar el Estatuto de Autonomía de Cataluña y ahora iremos a por el alzhéimer".

Dos años después, el escritor Juan José Millás y el fotógrafo Jordi Socías han convivido con el ex presidente catalán y ex alcalde de Barcelona. En su casa, con su familia, sus amigos, sus objetos más próximos. El resultado de estos encuentros es el extenso reportaje que El País Semanal publica este domingo.

Millás retrata a un hombre con un sueño en la cabeza. Maragall vive hoy dedicado al Fondo Alzheimer Internacional que ha creado para abordar la enfermedad desde nuevas perspectivas. Con nuevas técnicas y desde una mirada multidisciplinar. Lo que mejor supo hacer él siempre: creer en los sueños.

Maragall también se ha dedicado durante todo este tiempo a escribir sus memorias. Y a recopilar 21 de sus discursos y una breve selección de textos que dan forma al libro Espíritu federal. Escritos políticos (RBA), que ya está en las librerías. Y saborea el permanecer fuera de la política: "Si estás en ejercicio, la gente te odia, te ama o te teme. Si eres ex, eres adorable porque no tienes poder".

"Todos estamos un poco locos, un poco sin memoria", confiesa este domingo Maragall a Millás. El escritor reconoce haber acudido a aquel primer encuentro para la realización del reportaje de El País Semanal "como quien viaja a un territorio fronterizo denominado alzhéimer". Y lo que encontró fue a un hombre con ganas "de crear nuevos proyectos, de moverse". Porque, como el mismo Maragall asegura: "El alzhéimer borra la memoria, no los sentimientos".

Así es como, poco a poco, el personaje entrañable logra descolocar al autor con su sentido de la vida y del humor. Con su hospitalidad. Con las reflexiones que rondan la cabeza de un hombre que no ha dejado de soñar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de octubre de 2009