Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Agenda

Ni rastro de miedo a la crisis

La Semana de Terror presenta su recortado programa - Su director considera que el género "encaja mejor" con una realidad "hostil"

Sus organizadores la reconocen como "el hermano pequeño del Festival de Sitges", pero su formato, su público y su programa demuestran que la Semana de Cine Fantástico y de Terror donostiarra no tiembla ante zombis nazis o geishas con sierras en la boca, por lo que tampoco lo hace ante la crisis. El festival comenzará, como viene siendo habitual, el 31 de octubre y contará con la novedad de la proyección de La noche de los muertos vivientes en 3-D y con estrenos nacionales y europeos.

Vertige, del francés Abel Ferry, dará comienzo a una programación predominantemente estadounidense y japonesa en la sección oficial de largometrajes. Destacan Número 9, la historia de un muñeco de trapo perseguido por un gato metálico que sedujo al mismísimo Tim Burton; The Box, la cinta de Richard Kelly que protagoniza Cameron Díaz, o Dead Snow, una producción noruega de Tommy Wirkola de zombis nazis. Robogeisha, de Noburo Iguchi, será el largometraje que clausurare el día 6 la Semana, un estreno europeo en San Sebastián, fruto de un "proceso de seducción casi policíaco" de los productores, como comentó su máximo responsable, José Luis Rebordinos, a EL PAÍS.

El festival acoge además varias exposiciones y otras actividades paralelas

La Semana permitirá ver 19 largometrajes y 27 cortos en sus secciones oficiales

Con un presupuesto de 11.000 euros, Paranormal Activity triunfó en Sitges y llega a San Sebastián demostrando que la falta de dinero se suple con vocación, ganas e ideas. Es el ejemplo cinematográfico de la Semana, que se ha visto tocada por la crisis en su envoltorio. No habrá teatro, ni banderolas en la calle, ni fiesta de clausura o proyecciones en el Kursaal, pero sí habrá siete días -uno menos que en pasadas ediciones- de juerga cinematográfica con 19 películas en la sección oficial y 27 cortometrajes. Y es que la crisis ha beneficiado al género de terror porque "es más fácil subvertirlo, encaja mejor con una realidad hostil", explicó Rebordinos.

Los espectadores fieles a la Semana no sólo apoyan el certamen acudiendo a las proyecciones: desde la cortinilla de la apertura hasta un espectáculo de hip hop, pasando por la decoración del Teatro Principal y por una performance, su colaboración desinteresada ha dado su toque especial al cerrtamen en su 20ª edición.

"Intentamos que cada espectador encuentre su película", explica Rebordinos, que ha rescatado Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores, de los Monty Phyton. La vertiente cinematográfica se complementará con la retrospectiva del creador de la criatura de Alien, H.R. Giger, el ciclo de la revista Metal Hurlant y la exposición Un mundo en miniatura.

Una muestra de la donostiarra Eva Conde; las sextas Jornadas del Cómic, centradas en Juan Giménez, y una exposición fotográfica y Euskadi Fantastikoa V cerrarán este certamen multidisciplinar. San Sebastián tiembla, pero no por la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 2009