Crónica:Séptima jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Zaragoza se despista y revive al Racing

Tchité y Serrano neutralizan la ventaja del equipo de Marcelino

El Racing amargó la vuelta de Ángel Lafita al Zaragoza. El delantero brilló en la actuación de su equipo, a la que le sobraron los últimos diez minutos, el tiempo que el conjunto cántabro tardó en recuperarse de sus heridas. El Racing ha concedido un aspecto más que presentable fuera de Santander. De hecho, es donde ha conseguido amasar sus puntos. En La Romareda parecía que iba a seguir por el mismo camino. Le quitó la pelota al Zaragoza y quiso acercarse a Carrizo, pero no supo unificar el espacio entre el centro del campo y sus delanteros. Por su parte, el Zaragoza se dedicaba a remolonear. Hubo que esperar al primer gol para que el partido tomase otro cariz. Pavón recogió un rechace en el área y su acción animó al Zaragoza, que a partir de ahí causó aún más daño al Racing.

ZARAGOZA 2 - RACING 2

Zaragoza: Carrizo; Paredes, Ayala, Pavón (Pablo Amo, m. 60), Pulido; Ponzio, Gabi, Pennant, Jorge López; Lafita (Ewerthon, m. 58) y Arizmendi (Abel Aguilar, m. 68). No utilizados: López Vallejo; Herrera, Obradovic y Laguardia.

Racing: Toño; Pinillos (Luis García, m. 70), Torrejón, Morris, Christian; Colsa (Canales, m. 70), Lacen, Serrano, Arana (Geijo, m. 58); Munitis y Tchité. No utilizados: Coltorti; Moratón, Crespo y Diop.

Goles: 1-0. M. 21. Pavón. 2-0. M. 32. Arizmendi. 2-1. M. 80. Tchité. 2-2. M. 85. Serrano.

Árbitro: Estrada Fernández. Expulsó a Ponzio (m. 93) con roja directa. Amonestó a Paredes, Pinillos y Christian.

23.000 espectadores en La Romareda.

Lafita adquirió la dirección agujereando la defensa siempre que se presentaba la ocasión. Superado el episodio de la disputa entre el Deportivo y el Zaragoza, el futbolista apareció sin sospecha alguna de verse afectado. Un escorzo suyo por el costado izquierdo lo transformó Arizmendi en el segundo tanto.

Con el partido casi resuelto, el Zaragoza vivió casi toda la segunda mitad en la tranquilidad. El Racing, que acostumbra a desinflarse cuando recibe el primer gol, no transmitía señales positivas. Quería, pero no sabía cómo. Hasta que, en un suspiro, lo mismo que había tardado el Zaragoza en adelantarse, destrozó la alegría de su rival. Tchité afinó por vez primera la puntería y enganchó una volea que sembró los nervios en el equipo de Marcelino. Y cinco minutos después Serrano aprovechó la mala posición de Carrizo para colocarle una vaselina que le devolvió al Racing una igualada con la que nadie contaba. Jorge López, en el descuento, mandó la pelota al larguero, pero ya era tarde para el Zaragoza.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS