Internet

RTVE crea una red social para niños

La oferta de redes sociales y comunidades virtuales pensadas para menores sigue creciendo. Tras la iniciativa de Disney -que lanzó recientemente Club Penguin- esta semana ha lanzado el suyo propio RTVE. A través del portal www.rtve.es/clan, la corporación ha creado la red social Comunidad Clan, en la que los menores pueden interactuar con otros niños bajo la supervisión de los padres, que serán los encargados de aceptar los contactos de sus hijos y podrán controlar con quién se relacionan.

Para garantizar la seguridad de esta comunidad dirigida a niños entre 5 y 10 años y evitar el intrusismo, el portal no registra datos personales de los menores. "Hemos optado por coger el alma de las herramientas de una red social e ir a un formato de mensajes preestablecidos, que irán cambiando y serán variados, lo que impedirá que un intruso pueda intentar establecer contacto con los menores", explica Yago Fandiño, subdirector de contenidos infantiles de medios interactivos de RTVE. "En Comunidad Clan no se puede identificar al menor ni se puede intentar quedar con ellos u obtener sus datos personales".

Esta red incorporará vídeos de 30 series infantiles y juveniles de La 1, La 2 y Clan TVE y permitirá acceder a juegos educativos e interactivos, participar en concursos y ver contenidos relacionados con las series de Televisión Española.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Carmen Pérez-Lanzac

Redactora. Coordina las entrevistas y las prepublicaciones del suplemento 'Ideas', EL PAÍS. Antes ha cubierto temas sociales y entrevistado a personalidades de la cultura. Es licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo de El País. German Marshall Fellow.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS