Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Transportes acelera los trámites para el metro donostiarra

El departamento adjudica por 2,2 millones el estudio para el trazado

El Departamento de Transportes está pisando el acelerador para sacar adelante el que se perfila como su proyecto estrella, el metro de San Sebastián. Apenas transcurridos tres meses desde la presentación de la iniciativa que intentará acabar con los problemas de movilidad en una zona que aglutina a ocho grandes municipios -el 60% de la población en Guipúzcoa-, la consejería ya ha licitado la redacción del estudio informativo para determinar su trazado. "Hasta ahora le había tocado a otros territorios, ahora le toca a Guipúzcoa", afirmó ayer el consejero de Transportes, Iñaki Arriola.

El también líder de los socialistas guipuzcoanos considera que en la provincia se dan unos parámetros similares a los que en su momento justificaron la creación del Metro de Bilbao. "Será rentable tanto social como económicamente", aseguró. El estudio informativo ha sido adjudicado por 2,2 millones de euros a la unión temporal de tres empresas de ingeniería formada por ETT, Euroestudios y Sestra. La primera es especialista en estudios de movilidad, la segunda en cuestiones geotécnicas y la tercera, guipuzcoana, aporta el conocimiento local. Tendrán un plazo de 18 meses para realizarlo, por lo que el departamento espera poder definir, a finales de la primavera de 2011, las bases de un servicio metropolitano de alta frecuencia retomando el actual trazado del ferrocarril Lasarte-Hendaya, el Topo y las obras del desdoblamiento ya en marcha.

Arriola explicará en el Parlamento las causas del accidente ferroviario de Lezama

El estudio avanzará en los detalles de las cuestiones prioritarias: el nuevo trazado urbano en San Sebastián, que a partir de la estación de Lugaritz dará cobertura a todo el eje de Zumalakarregi, Universidad, Bentaberri y La Concha; el soterramiento de la vía férrea entre Amara y Anoeta, para que los vecinos recuperen este espacio; y la nueva estación intermodal de Riberas de Loiola, que canalizará los transbordos entre los Cercanías de Renfe y el Metro y dará conexión directa al AVE vasco a través de la estación de Atotxa. El estudio también analizará la prolongación de la línea desde Irún hasta el aeropuerto de Hondarribia.

Transportes estima en 712 millones la inversión total, aunque parte de ella, como los desdoblamientos Errekalde Añorga, Loyola-Herrera y Rentería-Oiartzun, ya están en ejecución. La incertidumbre sobre la duración de la crisis económica hace difícil, según Arriola, saber cuándo entrará en funcionamiento. El consejero apuntó que tampoco tiene un "especial empeño" en que las estaciones lleven la firma de algún arquitecto de prestigio -Norman Foster diseñó las de Bilbao-.

Por otro lado, el consejero pedirá comparecer en el Parlamento vasco para aclarar las causas del accidente que costó la vida a un maquinista en Lezama el pasado jueves. También confirmó que se abrirá un expediente a los miembros del comité de empresa que convocaron el paro salvaje del viernes. Fue, según Arriola, "una barbaridad que no tiene ni pies ni cabeza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de octubre de 2009