Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JERRY SEINFELD | Humorista

"Por primera vez desde 'Seinfeld' siento que he dado con algo grande"

Brillante, multimillonario, arrogante, ocurrente y encantado de haberse conocido. Jerry Seinfeld, el cómico judío que ideó, escribió (junto con Larry David) y protagonizó Seinfeld, la serie de culto basada en su propia vida, vuelve a meter la nariz en la televisión. Y lo hace con una propuesta que sorprenderá (y quizá decepcione) a sus seguidores: un reality sobre disputas de pareja, The marriage ref (árbitro de matrimonios).

Esta semana, el monologuista ha estado en la feria Mipcom de televisión de Cannes. Un viaje de negocios con un objetivo: vender el nuevo formato a otros países con ayuda de Endemol, la madre de Gran Hermano; la productora de realities por antonomasia. El programa, en desarrollo, se estrenará en marzo, "por lealtad", en la NBC, la cadena que lloró el final de Seinfeld, responsable entonces del 40% de sus ingresos. 75 millones vieron su último episodio tras nueve exitosos años.

El cómico ha creado un 'reality' de humor sobre disputas de pareja

Jerry Seinfeld, 55 años, ha cambiado poco desde que lo dejamos (o más bien nos dejó) allá en 1998. Incipientes patas de gallo, menos cabello en la coronilla... Se ha casado, ha tenido tres hijos y ha seguido comprando porsches. Hace calor en Cannes, pero el aire acondicionado de la habitación en la que atiende a la prensa no funciona y la ventana está de par en par.

Pregunta. Nos preguntábamos dónde andaba.

Respuesta. En mi casa estupendamente, gracias.

P.Espero que no le importe explicarlo una vez más. ¿Por qué decidió poner fin a Seinfeld?

R. Me parecía el momento correcto para no decepcionar a la audiencia. Si alargas las cosas pierden calidad. Es algo que aplico a mi vida diaria. Cuando salgo a cenar no me gusta quedarme demasiado. Uno sabe cuándo se tiene que marchar.

P. ¿Y por qué gustó tanto?

R. Porque era divertida y sólo divertida. No me gustan las galletas de chocolate. El chocolate es una cosa y las galletas otra. No soy de mezclar.

P. Sus compañeros de reparto no querían que acabara la serie. ¿Se sintió culpable?

R. No. Yo tomé la decisión pero hablé con ellos sobre cómo se sentían. Les expliqué que mi instinto me decía que era el momento de terminar para que nos recordaran con cariño.

P. Sólo con los ingresos de los DVD de Seinfeld vivirían tranquilamente hasta sus tataranietos.

R. Es posible. Y me hace más feliz ver su éxito ahora que entonces. El tiempo es el último juez de la calidad y si aún gusta es que era realmente buena.

P. Hace poco se ha vuelto a reunir con Kramer (Michael Richards), George (Jason Alexander) y Elaine (Julia Louis-Dreyfus), sus compañeros en Seinfeld, para rodar unos episodios de El show de Larry David (Curb Your Enthusiasm).

R. Fue perfecto y encajó genial con la atmósfera de Seinfeld. Era la única forma en que podíamos habernos juntado de nuevo.

P. Desde 1998 ha pasado de soltero urbanita a padre de familia.

R. Aún urbanita. Sigo viviendo en la misma calle de Manhattan a la que me mudé con 21 años.

P. Su vida familiar ha cambiado y regresa con un reality de humor sobre disputas de pareja.

R. La idea surgió tras una discusión con mi mujer. Había un amigo presente, bastante incómodo por cierto, y le pedí que decidiera quién tenía razón. Los problemillas de la vida diaria son un filón para la comedia.

P. Salgamos de dudas. ¿Usted sale en The marriage ref?

R. No, no necesito esa atención, estoy bien como estoy.

P. No quiere actuar en televisión, pero sí lo hace ante público.

R. Me gusta el combate hombre a hombre, puro, excitante, sin cámaras de por medio.

P. La propuesta va a sorprender a muchos de sus seguidores.

R. Puede. Pero creo que a quien le guste Seinfeld también le gustará The marriage ref. Maneja el mismo humor inteligente

P. Hay sobredosis de realities. ¿Qué tiene éste para que le demos una oportunidad?

R. No se trata de lo que tiene, sino de lo que no tiene. No veremos a seres humanos teniendo que pasar pruebas raras, ni rampas, ni puños gigantes. Tan sólo la dificultad de la convivencia. Queremos redefinir el concepto reality. Algo sencillo que te haga reír sin intentar arreglarte la vida.

P.Hablemos de negocios. El formato no se ha estrenado todavía y ya sois socios de Endemol.

R. Supongo que significa que hemos tenido una buena idea porque están bastante emocionados.

P. ¿Y si no funciona?

R. No me preocupa mucho.

P. Se trata de su regreso.

R. No es lo primero que hago desde Seinfeld. He rodado un par de películas [Bee movie, The thing about my folks]. Sólo es el siguiente proyecto. Pero, por primera vez desde Seinfeld, tengo la sensación de que he dado con algo grande.

P. ¿Va a idear más formatos?

R. Tengo tendencia a hacer las cosas una sola vez bien y a no hacerlas más, así que no creo.

P. Una última curiosidad, ¿cuántos porsches tiene?

R. No se trata de la cantidad sino de la calidad.

P. Creo que le sobra de ambas.

R. Todavía no me he hartado de comprarlos, así que no puedo dar una cifra. Pero sí te puedo decir que no conduzco más de uno a la vez así que no uso más gasolina que cualquiera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de octubre de 2009