Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LISA EDELSTEIN | Actriz

"Todos luchamos contra la muerte, de ahí el éxito de 'House"

Ella es posiblemente la única mujer del planeta capaz de agarrar por las barbas al mismísimo doctor House. Naturalmente estamos hablando de la ficción, pero cuando uno tiene delante a Lisa Edelstein (1966, Boston), la doctora Cuddy de House, puede observar fácilmente que es una actriz con mucho, muchísimo carácter. Ya de entrada recalca que no le gustan las preguntas aburridas, pero consigue enlazar la observación con un relato -en español un tanto atropellado- sobre sus visitas al sur de España y sus días en Barbate y Gibraltar.

Edelstein toca el cielo con las manos gracias a su papel como la insobornable y marimandona jefa de House, posiblemente el médico más famoso de la televisión desde que George Clooney abandonó Urgencias. Fox (dial 21 de Digital + y cable) estrena mañana (24.00), con un capítulo especial de hora y media en versión original, la sexta temporada de la serie. Posteriormente podrá verse en Cuatro.

La actriz lleva seis temporadas dando vida a la insobornable doctora Cuddy

Pregunta. ¿Por qué nos encantan las series con médicos si luego no nos gusta nada visitarlos en la vida real?

Respuesta. Bueno, eso es verdad para algunos pero no todos odiamos ir al médico. Todo es vida o muerte y todos luchamos contra esta última; por eso nos encantan las películas de miedo o de médicos, como House. Nos sentimos tan vulnerables ante la muerte que nos gusta ver a gente peleando con ella en el cine y en la televisión.

P. Estará de acuerdo en que a primera vista parece un poco difícil congeniar con House.

R. Yo veo la serie como espectadora y debo reconocer que tengo poca perspectiva, pero creo que cuanto más conoces al personaje más te gusta. Es cierto que la gente suele reaccionar de forma negativa y se enfada cuando conoce a House, pero también es cierto que finalmente acaban enamorándose de él porque es sincero y listo. Cuando habla no solo dice la verdad sino que encima resulta interesante y eso es muy importante: poca gente dice lo que realmente piensa.

P. ¿Trata usted directamente con los guionistas para sugerirles hacía donde debería ir su personaje o eso no se hace?

R. Yo no sugiero nada porque no quiero que David Shore piense que trato de manipularle. Pero hay momentos en que se establece una especie de matrimonio entre el actor y el guionista y el efecto es que el personaje adquiere una vida que ni ellos esperaban. Cada vez que esa experiencia sucede el siguiente guión se beneficia de ello y eso se expande a otro guión, y así sucesivamente.

P. Decía Dick Wolf, el creador de Ley y orden, que en las series lo único que importa es el guión. ¿Está usted de acuerdo?

R. En sus producciones mandan los casos y no los personajes; así que estoy de acuerdo en lo que se refiere a sus series, pero en otras no es así. Una mala escritura puede matar cualquier cosa, pero la buena escritura es como tocar el piano: adquiere todos sus matices cuando llega a manos de los actores.

P. Hace unos años todo el mundo huía de la televisión como de la peste, y ahora todos tratan de entrar en ella, ¿qué ha pasado?

R. Es un tema financiero: una serie cuesta dinero pero ni se acerca al presupuesto de una película. Uno puede cometer un error en televisión y darse cuenta de ello dos millones de dólares después. En cambio, eso es imposible en el cine. Con House accedemos a una audiencia potencial de 1.600 millones de personas y es muy difícil lograr lo mismo con una película hoy en día. Además, todo está cambiando rápidamente, ahora los home-cinema son avanzadísimos y en cuatro días podríamos estar viviendo en un mundo holográfico estilo La guerra de las galaxias. ¿Quién sabe? Como he dicho, todo cambia a velocidad de vértigo.

P. ¿Y qué va a pasar entre House y Cuddy?

R. (Risas) ¿De verdad crees que te lo voy a decir?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de octubre de 2009