Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sondeos dan la victoria en Grecia al socialista Papandreu

La crisis amenaza con castigar a la derecha en las urnas el domingo

Pese al obligado silencio de los institutos de demoscopia, a los que la ley impide publicar sondeos de intención de voto en los 15 días previos a la votación, nadie en Grecia duda de la victoria de Yorgos Papandreu, líder del Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), en las elecciones generales del próximo domingo. A sólo tres días de los comicios, y a juzgar por las últimas encuestas -conocidas el pasado día 18-, el Pasok conseguirá mayoría absoluta con el 41,5% de los votos, lo que se traduce en 153 escaños de los 300 que forman el Parlamento unicameral griego, según la encuesta de Public Issue publicada ese día por el diario Kathimerini y el complicado cálculo de un sistema proporcional que premia con 40 escaños de regalo a la formación que gane por mayoría simple. El resto de los sondeos ofrece resultados similares.

Como virtual primer ministro, el líder del Pasok anuncia ya nuevos ministerios

Decir que la victoria de Papandreu, ministro de Exteriores en el Gobierno del tecnócrata Costas Simitis (1996-2004), es segura equivale sobre todo a certificar la derrota del primer ministro en funciones, Kostas Karamanlis, líder de Nueva Democracia (centroderecha), en el poder desde 2004. Rendido de antemano -su velada actitud derrotista le ha valido numerosas críticas- y lastrado por la suma de crisis que han jalonado su mandato (económica, la Intifada juvenil del pasado diciembre, pavorosos incendios, casos de corrupción...), Karamanlis llega a las urnas con una previsión de votos del 35,5% y un horizonte parlamentario en la oposición, con 97 diputados.

Así pues, y mientras algún que otro diario radical augura una "gran esperanza para la izquierda", el moderado Papandreu, con un programa basado en la economía y en una gestión transparente y ciudadana, recibe ya trato de gobernante en potencia. Ayer compareció en Atenas ante la prensa, a la que anunció la creación de cuatro ministerios clave: los de Finanzas Públicas, Protección del Ciudadano e Infraestructuras y, el más vistoso de todos, el Medio Ambiente, Energía y Cambio Climático.

Su comparecencia, de dos horas, fue luego transmitida íntegramente por las principales cadenas de televisión. En Grecia la campaña se vive con tanto entusiasmo como estruendo, como si no pasara otra cosa en el mundo. Las principales calles de Atenas fueron ayer tarde cortadas por el mitin que el Partido Comunista de Grecia (KKE, en sus siglas en griego) dio en una céntrica plaza, que hoy será escenario de la comparecencia del vencedor in péctore de la contienda. El KKE ocupa el tercer lugar en las intenciones de voto de los griegos, con el 8,5% de los votos y 23 diputados. Le siguen el partido nacionalista Laos, con el 6% de los votos y 16 escaños, y la Coalición de Izquierda Radical (Syriza), que rozaría el 4% de los votos (11 escaños). Los Ecologistas-Verdes quedarían fuera del Parlamento si se concreta la intención de voto del 2,5%. El hecho de que la suerte esté echada -y los resultados, casi seguros encima de la mesa- no desanima a votantes y políticos, que persisten en el clamor popular que es desde siempre, y entre atascos y eslóganes, una campaña electoral a la griega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 2009