Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey será uno de los ponentes de Madrid 2016 en Copenhague

El presidente Zapatero ha escrito a los Lakers para que Gasol pueda acudir a la elección - La candidatura también gestiona la intervención de Nadal

El rey Juan Carlos será uno de los ponentes de la candidatura de Madrid 2016 durante la sesión del Comité Olímpico Internacional (COI) del próximo día 2, en Copenhague, en la que se decidirá la sede de los Juegos que sucedan a los de Londres. Si en julio de 2005, en Singapur, fue la Reina quien cerró la sesión de intervinientes de la candidatura madrileña, esta vez el turno le corresponderá al monarca, ausente en la cita asiática. Madrid se disputa los Juegos de 2016 con Chicago, Río -que en 2014 organizará el Mundial de fútbol- y Tokio.

Antes que don Juan Carlos intervendrán ante la asamblea del COI el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el alcalde capitalino, Alberto Ruiz-Gallardón; el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco; la consejera de Madrid 2016, Mercedes Coghen; el hijo del presidente de honor del máximo organismo olímpico y único representante español en la Asamblea, Juan Antonio Samaranch Salisachs; y previsiblemente tres deportistas.

Las primeras gestiones se han avanzado ya con Pau Gasol, que estuvo en Singapur, y Rafael Nadal. En el primer caso se ha involucrado incluso Zapatero. El presidente ha escrito a los rectores de los Lakers para que liberen al pívot español de su compromiso de presentarse en Los Ángeles el próximo día 30, condición que le puso el equipo cuando no interfirió en su convocatoria para el reciente Eurobasket. Nadal está a expensas de la lesión que le tiene de baja y el calendario. También defenderá la candidatura un deportista paralímpico. Si en Singapur fue la esgrimista Gemma Hassen-Bey, esta vez la principal candidata es la nadadora aragonesa Teresa Perales.Las autoridades españolas han intensificado en los últimos días su ofensiva diplomática para ganar adeptos entre la babélica asamblea del COI, compuesta por 106 miembros. En principio, está previsto que, salvo ausencias de última hora, en la primera votación intervengan 96 integrantes. No pueden votar aquellos ciudadanos de los países aspirantes y, como es costumbre, tampoco se decanta el presidente del COI, Jacques Rogge. En el entorno de Madrid 2016 se estima que serán necesarios al menos 20 votos para superar el primer corte.

Fuentes próximas a la candidatura española subrayaron ayer que el voto europeo es el más complejo. Algunos representantes italianos y asambleístas de países del Este, según las mismas fuentes, ofrecerían su apoyo a Madrid, pero el hecho de que la capital española pueda relevar a Londres haría casi imposible el sueño de cualquier otra ciudad europea para 2020. El de París, por ejemplo. Además, hay que tener en cuenta que los Juegos de Invierno de 2014 también se celebrarán en Europa, en la ciudad rusa de Sochi.

Pese a la pujanza de Río de Janeiro, Madrid 2016 también confía en el tradicional respaldo que ha encontrado entre los votantes suramericanos. La emergencia de Brasil como potencia en la escena internacional y el hecho de que jamás los Juegos se hayan organizado en Suramérica, son las principales bazas de Río. Sin embargo, el hecho de que la FIFA ya le concediera el Mundial de fútbol de 2014 puede despertar ciertas reticencias entre los dirigentes del COI. A Brasil no le resultaría sencillo gestionar nuevos recursos tras su extraordinaria inversión en el evento futbolístico. Eso sí, hay precedentes de duplicidad: en 1972, Múnich fue sede de los Juegos dos años antes de que Alemania acogiera el Mundial de fútbol.

Tokio, lastrada por el reciente rebufo de los Juegos de Pekín, parte con aparente desventaja. No así Chicago, estrechamente ligada al fenómeno Obama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 2009