Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición acusa a Olano de tapar con radicalidad su gestión

Socialistas y PP consideran que ha ido a las Juntas "con las manos vacías"

Las olas levantadas por el duro discurso soberanista del diputado general, el peneuvista Markel Olano, dominaron ayer la segunda jornada del debate de política general en las Juntas Generales de Guipúzcoa. Los dos principales partidos de la oposición, el PSE y PP, a quienes Olano acusó la víspera de querer, reprocharon al diputado general que pretenda ocultar el vacío de su gestión con un discurso "radical" sobre el derecho a decidir y le reclamaron que dedique sus esfuerzos a sacar a Guipúzcoa de la crisis económica.

El portavoz socialista, Julio Astudillo, tildó de provocador y radical la intervención de Olano en el pleno, en la que arremetió contra el cambio propiciado en el Gobierno vasco por socialistas y populares y reafirmó su fe autodeterminista. Según Astudillo, el diputado general "se quitó la careta" con su discurso y lo centró en el derecho a decidir porque acudió a las Juntas "con las manos vacías" en lo que se refiere a la gestión del gobierno.

Los partidos del Grupo Mixto ven "falta de ideas" en la Diputación

Mientras se dedicaba a "debates de salón", recalcó el portavoz del PSE, se ha hundido la recaudación fiscal y el tejido industrial ha sufrido un grave deterioro. El plan anticrisis presentado esta semana llega tarde y la Diputación no ha sabido actuar cuando Guipúzcoa más lo necesitaba, recalcó Astudillo.

Pese a esta andanada, el PSE adelantó su disposición a negociar los presupuestos forales con voluntad de acuerdo y adelantó el criterio de que las medidas fiscales que se adopten para frenar la caída de la recaudación deben basarse en el principio de progresividad.

Con mayor acritud se empleó la portavoz popular, Regina Otaola. Esperábamos al diputado general y no "al mensajero particular de los radicales", que plantea como su prioridad "conseguir la independencia". Su primer objetivo deberían ser "las personas y no el derecho a decidir", indicó a Olano, al tiempo que descalificaba el planteamiento de liderazgo compartido que éste propone con el foro interinstitucional Gipuzkoa Aurrera. "No se puede compartir aquello que no se tiene", resumió Otaola.

En el turno de réplica, el diputado general se reafirmó en su criterio de que el acuerdo entre el PSE y el PP "va en contra de la convivencia" y no respeta la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca ni el hecho diferencial de las instituciones vascas. Respondió Olano que la Diputación ha realizado "un esfuerzo muy importante" para responder a la crisis y ha estado "muy cerca de las empresas" en esta coyuntura.

Por su parte, los tres partidos que conforman el Grupo Mixto (Aralar, EB y Alternatiba) centraron sus discursos en las carencias de la gestión de Olano y en los efectos de la crisis. El juntero de EB, Mikel Izagirre, apreció "falta de previsión e ineficacia" a la hora de hacerle frente, y endosó la mala situación de la Hacienda foral a la "nefasta política fiscal" desarrollada. La portavoz de Aralar, Rebeka Ubera, afirmó que el Gobierno foral (PNV y Hamaikabat) está "falto de ideas" y trata de disimularlo con la plataforma Gipuzkoa Aurrera. Asimismo, reclamó inversión social, frente a "macroestructuras de dudosa viabilidad económica", en referencia al puerto exterior de Pasajes. En esta misma línea intervino el representante de Alternativa, Ander Rodríguez, quien lamentó que se hayan desaprovechado las oportunidades que ofrece "la autonomía y la soberanía fiscal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de septiembre de 2009