Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olano radicaliza su discurso y acusa al PSE y PP de ir contra los vascos

El diputado general de Guipúzcoa arremete contra el Gobierno de López

El diputado general de Guipúzcoa, el peneuvista Markel Olano, protagonizó ayer un repentino viraje en su discurso político y rescató su perfil más soberanista al arremeter con dureza contra el PSE y el PP, a los que acusó de asociarse en Euskadi para perpetrar "un ataque directo al pueblo vasco y a su identidad plural". Frente a esta estrategia que atribuyó a socialistas y populares, Olano se reafirmó en la "posición clara" de su Gobierno foral a favor de la autodeterminación.

El discurso que ofreció ayer en el pleno de política general de las Juntas Generales se parece muy poco al de hace un año, cuando Juan José Ibarretxe estaba aún al frente del Gobierno vasco. Entonces, Olano dio a entender que su principal enemigo era ETA. Un año después, con Patxi López como lehendakari, el mandatario guipuzcoano cargó las tintas ideológicas contra el PSE y el PP.

Olano rescata para su discurso la defensa del derecho a decidir

Olano acusó a estos dos partidos de "desalojar al nacionalismo de las instituciones" y actuar, guiados por un "esquema frentista", contra el nacionalismo. "El PSE y el PP están tratando de diluir el hecho diferencial vasco, para convertir Euskadi en un ente administrativo descentralizado dentro de un Estado unitario", manifestó en la parte final de su alocución.

En los cinco folios que dedicó a analizar la situación política, el diputado general insistió en que socialistas y populares se han propuesto "convertir Euskadi en una comunidad de rango menor". Enmarcó esta estrategia en un "proceso consciente y activo de deconstrucción" mediante el que, según Olano, socialistas y populares pretenden "resocializar" a la ciudadanía vasca y consolidar "un nuevo relato político".

Poco tiempo después de ofrecer su colaboración institucional al lehendakari, Olano sostuvo que el Ejecutivo socialista no está actuando en defensa de los intereses del país, sino que se limita a acatar y cumplir las decisiones "unilaterales" del Gobierno central, como en el caso de la transferencia de las políticas activas de empleo, según citó como ejemplo. No obstante, mostró su convicción en que el pueblo vasco no va a renunciar a su capacidad de decisión por el "hecho coyuntural" de un cambio de gobierno.

Tras las críticas a ambas formaciones, Olano sacó su vena soberanista como seña de identidad del gobierno foral. "Tenemos una posición clara a favor del derecho a decidir, a favor del respeto a la voluntad de la sociedad vasca, y queremos construir nuestro futuro desde las instituciones vascas", proclamó. Citó en 14 ocasiones la expresión "derecho a decidir" -hace un año la utilizó cuatro veces-.

Respecto a ETA, se limitó a afirmar que su violencia supone un obstáculo para lograr la autodeterminación, por lo que apostó por impulsar "un consenso y blindaje ético" para hacer frente a la banda terrorista.

Con esta declaración de marcado barniz independentista, Olano marca distancias con el PSE y el PP con vistas a la negociación que el Gobierno foral (PNV y Hamaikabat) abrirá con el resto de formaciones para aprobar los presupuestos de 2010. El diputado general es consciente de que, tras la escisión en EB, los cuatro votos que suman ahora Aralar y Alternatiba son suficientes para alcanzar la mayoría absoluta en las Juntas.

Socialistas y populares tacharon de "inadmisibles" e "impropias de un demócrata" las críticas del diputado general al nuevo Gobierno vasco. Julio Astudillo, portavoz del PSE, calificó de "provocador, agresivo y radical" el discurso de Olano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de septiembre de 2009