Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villares se une a las críticas de la Academia a la Xunta

El Consello confirma la distancia del galleguismo con Feijóo

Ramón Villares, presidente del Consello da Cultura Galega, se sumó ayer a las voces críticas con la política lingüística de la Xunta emanadas desde el galleguismo institucional. "Yo soy miembro de la Academia y, por lo tanto, lo que dice el presidente de la Academia representa el sentir general de los académicos", expuso. Villares se refería a los reproches que Xosé Ramón Barreiro, cabeza de la Real Academia Galega, lanzó a Alberto Núñez Feijóo en Celanova hace dos semanas y en los que instaba al Gobierno a no "crispar" en lo relativo al gallego.

El presidente del Consello, aunque con cierta prudencia, fue un paso más allá: "Asumo lo que dice mi presidente [por Barreiro] así como los miembros del Consello, a pesar de que a veces no les pueda gustar, supongo que asumen lo que dice el presidente del Consello sobre esto y sobre muchas otras cosas". No llegó a explicar la posición oficial del organismo que preside ya que, adujo, esa deberá salir de una reunión de su comité plenario.

Con las declaraciones de ayer de Ramón Villares, las dos principales instituciones culturales autonómicas han consumado su separación respecto de las políticas del Ejecutivo en materia lingüística. A pesar de que en mayo, la Academia había escenificado la paz con Núñez Feijóo en Láncara, a la sombra del Ano Ramón Piñeiro, las sucesivas actuaciones gubernamentales y el discurso presidencial en el Consello da Cultura el pasado julio -calificado por algunos de los allí presentes como "hiriente"- abonaron el terreno para la ruptura.

Ramón Villares hizo pública su posición durante la presentación de dos seminarios organizados por el Consello, uno sobre Lingua, sociedade e política en Galicia y otro de análisis sobre la Carta europea das linguas minoritarias, "que continúan explotando una línea de atención sistemática a los problemas sociolingüísticos del país". Para ello, entre diciembre de este año y junio del que viene, diferentes expertos europeos disertarán sobre la situación de las lenguas minoritarias. Según el coordinador de Lingua, sociedade e política, el sociolingüista Henrique Monteagudo, el objetivo de las sesiones reside en "fijar un diagnóstico sobre el estado del idioma". Monteagudo distinguió al respecto dos vías, la catastrofista y la que observa signos positivos.

Precisamente las divergencias analíticas justifican, a decir del sociolingüista, la necesidad de continuar sacando fotos de la situación de los idiomas en Galicia. "Faltan enfoques serios y análisis profundos", aseguró. La primera comparecencia del seminario correrá a cargo del profesor catalán Albert Branchel, y será el 1 de diciembre en Santiago. Los sociólogos Fermín Bouza o el finlandés Peter Kraus, el politólogo Antón Losada o el lingüista Mauro Fernández acercarán, desde sus respectivas disciplinas, sus miradas sobre el asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 2009