Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Carnaza electoral

Portugal se dirige a la cita con las urnas con España como tema polémico de campaña

Algunos de los actores principales de la campaña electoral portuguesa han decidido colocar a España en el centro de la contienda. En su debate con el primer ministro y candidato socialista, José Sócrates, la candidata Manuela Ferreira Leite, del conservador Partido Social Demócrata, acusó a "los españoles" de intromisión en la política portuguesa, y proclamó que Portugal "no es una provincia de España". El motivo es la construcción de la red ferroviaria de Alta Velocidad acordada por los dos Gobiernos y que conectará Madrid con Lisboa en 2 horas y 45 minutos a precios competitivos con el avión.

En la cumbre bilateral de Zamora de enero pasado, Sócrates y Zapatero calificaron el proyecto de apuesta estratégica para los dos países. El líder portugués es un firme defensor de las grandes obras públicas para modernizar Portugal, generar empleo y combatir la crisis. Todo lo contrario de lo que piensa la señora Ferreira Leite, que reclama austeridad. En su opinión, el tren de alta velocidad es un despilfarro que responde más al interés español de recibir fondos comunitarios que a las necesidades de Portugal. Sin embargo, sería Portugal quien dejaría de percibir una mayor proporción de esos fondos si esa red ferroviaria no se construyera: 389 millones de euros (el 10% del total de la UE para proyectos de alta velocidad), que no podrían dedicarse a usos diferentes.

Algunos candidatos han elegido a España y los españoles como chivo expiatorio de los males propios. Hace dos semanas, una decisión empresarial de la cadena de televisión TVI, cuyo accionista mayoritario es el Grupo PRISA, fue utilizada con propósitos electoralistas por los distintos bandos, hasta el extremo de que el caso llegó al Parlamento, sin mayores consecuencias. En su desesperada caza del voto, los candidatos han considerado a España carnaza electoral; sin causa aparente y a expensas de la excelente relación entre los Gobiernos y los pueblos respectivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de septiembre de 2009