Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Moda

Desembarco de talento español en Nueva York

Ana Locking, Juanjo Oliva, Carmen March y Juan Duyos desfilan en la Gran Manzana

Se cumple un año de la debacle de Lehman y Nueva York sigue sumida en la peor crisis económica desde la Gran Depresión. Sin embargo, el número de stilettos que desfilan por los aledaños de Bryant Park en la Semana de la Moda no parece haber disminuido. Al fin y al cabo, esta industria mueve en esta ciudad 100.000 millones de dólares (unos 69.000 millones de euros) y emplea a 175.000 personas, según recordó el alcalde Michael Bloomberg. Es en este jugoso mercado en recesión donde los creadores españoles quieren abrir brecha.

Ayer cuatro de ellos, Ana Locking, Juanjo Oliva, Carmen March y Juan Duyos presentaron su trabajo en la distinguida sede central de la New York Public Library. Bajo el título 4eyes se puso en marcha esta iniciativa que ha permitido a estos diseñadores dar a conocer su trabajo en la Gran Manzana. En una inmensa pantalla instalada en el salón Celeste Barros se proyectó una especie de desfile virtual, un vídeo realizado por ellos. Además, 40 maniquíes instalados lucían diez look de cada una de sus colecciones para la primavera de 2010. El resto de las piezas las presentarán en la Semana de la Moda de Madrid.

Los diseñadores logran estar presentes en el mercado más importante del mundo

"Las revistas mandan mucho, hay mucha política, pero el talento siempre sale"

"Es el momento de recuperar el juego y la diversión que siempre ha tenido la moda"

"Éste es un paso más en el desembarco de los españoles en el mercado más importante del mundo que es Nueva York", aseguró la ministra de Cultura durante la presentación. ¿Deberían las instituciones aprender del modelo estadounidense más inclinado a la selección natural en temas comerciales? "En una crisis económica es importante que las estructuras públicas apoyen y aunque EE UU tiene una estrategia institucional distinta a la europea, también apoya con fuerza su cultura", explicó González-Sinde.

Carolina Herrera, hija de la diseñadora del mismo nombre, fue otra de las asistentes a la presentación. "La moda española puede y debe entrar en este mercado porque tiene muchísimo talento", aseguró. "Pero es muy competitivo, las revistas mandan mucho, hay mucha política, pero el talento siempre sale adelante".

La presentación fue la guinda final a una semana de intensas reuniones con posibles compradores y con la prensa especializada. "Pasamos dos días encerrados en una suite presentando el trabajo. Me sentía Britney Spears", bromea Juan Duyos, cuya nueva colección combina algodón, chintz estampado, organizas de seda y lentejuelas.

Carmen March explica que está ultimando las últimas cuestiones legales para cerrar varios acuerdos con tiendas y cadenas comerciales en EE UU. "Para exportar aquí hay que adaptar patrones y hormas a los cuerpos y pies de las americanas. Esto es un gran reto", asegura.

"Lo importante es hacer la ropa que uno quiere hacer", dice Juanjo Oliva, que hasta ahora se ha centrado en exportar a París y Kuwait. Confía en que este viaje le ayude a abrir otras puertas aunque es consciente de las dificultades. Su colección, la primera con estampados en 12 años, está realizada en telas africanas que ha adquirido en Nigeria -wax batik-, con las que ha construido minivestidos.

Ana Locking, que hasta ahora ha apostado fuerte por la venta internacional a través de Internet, también ha subido el corto en la colección que ha bautizado Antídoto. "Es el momento de recuperar el juego y la diversión que siempre ha tenido la moda", dice. Su colección combina seda salvaje en colores intensos con suaves estampados de botánica.

Detrás de la New York Public Library en las carpas instaladas en Bryant Park se celebrarán los desfiles de Custo Barcelona, Toni Francesc y Joaquín Trías, que culminarán el desembarco de la moda española en esta semana. Mientras, a escasos metros, en la esquina de la calle 42 y la Quinta Avenida luce el inmenso que supo hace una década conquistar Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de septiembre de 2009