Reportaje:

Se acabó la juerga

Los abogados de los siete menores detenidos por los disturbios de Pozuelo, condenados sin salir de fiesta, anuncian que recurrirán

El juez de menores ha impuesto a los siete chavales detenidos el pasado fin de semana en Pozuelo tres meses de libertad vigilada y sin salir de fiesta a partir de las diez de la noche. Los padres no se lo han tomado bien y ayer anunciaron que recurrirán la medida. Aunque los jóvenes, de momento, parece que no tienen muchas ganas de marcha.

Los menores fueron puestos en libertad el lunes. La medida fijada en el auto del juez incluye la prohibición de acercarse a ferias o fiestas de cualquier localidad a partir de las diez de la noche por el mismo periodo de tiempo. La mayoría de sus abogados anunciaron ayer que recurrirán la decisión.

"Es probable que también presentemos denuncia contra los policías", avanzó José Ignacio Muñoz, letrado de dos de ellos, que explicó que, en cualquier caso, la medida ya es efectiva y, si los jóvenes no la cumplen, estarán incurriendo en un quebrantamiento de medida cautelar. "Ellos tampoco tienen ninguna gana de salir de fiesta", añadió. "Están arrepentidos y asustados".

"Están arrepentidos y asustados", asegura el letrado de dos de los jóvenes
Más información
El detenido con identidad falsa

En la batalla campal, que comenzó tras un botellón en el recinto ferial de Pozuelo, resultaron heridos 10 policías y hubo gran cantidad de desperfectos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Fiscalía de Menores había solicitado como medida de castigo para los siete detenidos simplemente los tres meses de libertad vigilada; un portavoz admite que la prohibición de no salir de fiesta que añadió el juez no es algo habitual. Los técnicos de la Comunidad de Madrid realizarán a partir de ahora un seguimiento de los jóvenes, que serán evaluados periódicamente. El juez de menores, por su parte, tomará declaraciones a los agentes de policía implicados en las detenciones.

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, calificó la decisión judicial de "razonable" y consideró "un contrasentido" que los padres la recurran. El portavoz de la Federación de la Comunidad de Madrid de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (FAPA), José Luis Pazos, expresó también su convencimiento de que los padres deberían afrontar "con seriedad" el castigo. José María Benito, portavoz del sindicato de policía SUP, opinó, por su parte, que el juez impuso una sanción "de juguete", en lugar del "castigo correspondiente", informa Europa Press.

Los otros 13 detenidos por los altercados, mayores de edad, fueron puestos en libertad también el lunes, tras declarar en el juzgado número 1 de Pozuelo, que se encarga de la instrucción. La presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid, Ana María Ferrer, consideró ayer que "no es excepcional que no hayan ido a la cárcel, porque lo excepcional es la cárcel".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS