Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GUILLERMO G. PENASCO | Asoc. de Fiscales

"No hay ningún distingo de trato a los partidos"

El fiscal jefe de Las Palmas, Guillermo García Penasco (Las Palmas, 1968), habla como presidente de la Asociación de Fiscales (AF), mayoritaria y de perfil conservador.

Pregunta. ¿Han recibido los fiscales algún tipo de instrucción para dar trato distinto a los acusados del PP y del PSOE?

Respuesta. No me consta. Si así fuera, cosa que dudo, cualquier fiscal podría oponerse porque esa instrucción sería ilegal.

P. ¿Cree que existe esa diferencia de trato?

R. ¿A qué llamamos diferencia de trato? Si se refiere a que los detenidos vayan esposados o no, ahí la fiscalía no tiene nada que decir, lo decide la policía conforme a su experiencia. Si se refiere a que las detenciones se televisen o no, de eso tampoco la fiscalía es responsable; yo creo que ninguna detención debería televisarse: ni la de un político ni la del presunto asesino de Marta del Castillo. Y, por último, si se refiere a la investigación, pues le diré que la fiscalía actúa a partir de las denuncias que le presentan. Y se investigan todas por igual. En los últimos tiempos hay más denuncias sobre cargos del PP que del PSOE, es una realidad. Lo que hay que preguntarse es por qué.

P. Algo que sí es decisión de la fiscalía es participar o no en los interrogatorios al acusado. El PP denuncia que en algunos casos que afectan al PSOE el fiscal no se presenta.

R. Me gustaría saber qué casos son ésos. Pero es que, además, ir al interrogatorio depende de la necesidad, de que se considere o no relevante... No hay ningún distingo por el partido político del que se trate. Por cierto, añado: todas las investigaciones las dirige un juez. Querría saber por qué nunca se acusa a los jueces [de perseguir a un partido] y sí a los fiscales.

P. ¿Por qué cree usted?

R. No lo sé, pero yo sostengo que necesitamos un mecanismo que garantice la apariencia de independencia de los fiscales.

P. ¿La apariencia?

R. Nuestro pecado original es que al fiscal general lo nombra el Gobierno, y a partir de ahí parece que todo lo que nosotros hacemos lo dicta Zapatero o Aznar. Siempre parece que somos el brazo ejecutor del Gobierno de turno, y ni es así ni debe parecerlo. Eso se tiene que acabar. Hace tiempo que pedimos cambiar el sistema de nombramiento del fiscal general.

P. ¿Recuerda esta misma polémica de la supuesta persecución con gobiernos anteriores?

R. Sí, recuerdo Filesa, los GAL... El PSOE decía entonces que él era el perseguido. Aquí lo que ocurre es que permanentemente se pone en tela de juicio la independencia del poder judicial. Los políticos no pueden usar al poder judicial como pim pam pum para tirarse los trastos a la cabeza. Ya está bien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de septiembre de 2009