Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Cosa de dos

Migraciones

En Fox han traído Dollhouse, que irá a Cuatro en abierto. Una organización secreta tiene una plantilla de humanos anulados a los que implantan la memoria más pertinente en cada caso para prestar el servicio que contratan los clientes. Este implante no es una técnica inédita. En Desafío total, filme inspirado en Philip K. Dick, una agencia de excursiones virtuales injertaba recuerdos de un viaje sin tener que cargar con maletas. Más barato y menos engorroso. En Dollhouse, una de las chicas reseteadas, Echo, queda con rescoldos de su verdadero pasado que emergen para su desconcierto y posible salvación. La idea puede abrir muchos rincones argumentales en lo filosófico, lo poético... En el primer capítulo, se escatimaron. Plana en la realización, algo deben tener los siguientes que hasta en los blogs de Wired hubo campaña para que Fox hiciera la segunda temporada.

Telecinco ha estrenado Harper's island en el canal madre para luego seguir emitiéndola en la Siete. Pusieron dos capítulos, un aperitivo muy sustancioso para una serie de 13. Es una fórmula para promocionar la otra emisora, sólo TDT, de la casa. Los invitados a una boda se instalan en una isla. La escenografía insular tiene una espléndida literatura pero, ahora, el referente televisivo es Perdidos (Cuatro) y no sería extraño que los autores de Harper's island la hubieran tenido presente a la hora de rumiar cómo demonios enjaular a un puñado de personajes a los que no les espera nada bueno. Empieza una generosa ración de crímenes. Ramalazos gore y las parejas jóvenes frecuentando las alcobas como supuestos ganchos. Todos los personajes tienen motivos para ser asesinos o víctimas. Y son muchos, por lo que el whodunit (quién lo hizo) tendrá que resolverse a brochazos.

Otra migración. De otro tipo. Física y Química ha llegado a la televisión francesa. Antena 3 la emitía de noche y en Francia la ponen a la seis de la tarde. Cierto que allí todo se hace más pronto, pero es como si no se creyeran su éxito en España. Y que tiene un público no sólo juvenil. Están los papás que pretenden tener una idea (que será sesgada) de lo que hacen pupilos y profes en un colegio donde se estudia muy poco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 2009